¿Qué problemas surgen en la menopausia con relación al sexo?

¿Qué problemas surgen en la menopausia con relación al sexo?

Sofocos, falta de libido, dispareunia, ansiedad… en estas circunstancias, es normal que lo último en lo que pienses sea en el sexo, pero la llegada de la menopausia no es, ni mucho menos, el fin de tu vida sexual. Aunque es cierto que puedes notar ciertos cambios que afecten a tu bienestar sexual, existen soluciones para todos los problemas, solo debes conocerlos para seguir disfrutando del sexo pasados los 50 años.

Índice

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es un momento en la vida de toda mujer que marca el final de las menstruaciones para siempre y, por lo tanto, de la fertilidad de la mujer. Tras 30 años teniendo la regla, los ovarios dejan de liberar óvulos y, por lo tanto, se interrumpe el ciclo menstrual y ya no es posible quedarse embarazada de manera natural.

Este momento viene precedido de varios años de cambios conocidos como perimenopausia en los que los niveles de las principales hormonas sexuales femeninas, estrógenos y progesterona, se ven reducidos, lo que va causando alteraciones en el ciclo menstrual, sofocos, sudores nocturnos, sequedad de las mucosas, problemas para dormir, cambios de humo e irritabilidad…

Y, tras 12 meses consecutivos sin la regla sin otra causa que lo justifique, se dice que la mujer ha llegado a la menopausia. Este momento llega en torno a los 50 años. Después, comienza la postmenopausia, varios años más de síntomas y molestias hasta que las hormonas se estabilizan. Estas 3 etapas forman el climaterio. 

Como ves, estos cambios en las hormonas femeninas causan muchos síntomas en la mujer que, por supuesto, afectan a nuestra vida sexual de diversas maneras.

¿Cómo afecta la llegada de la menopausia al sexo?

1- Síntomas menopáusicos y sexo… mala combinación. Sofocos y sudores nocturnos, dolores de cabeza, mareos, cansancio, irritabilidad… esta mezcla maravillosa de síntomas hace que te sientas bastante apagada y molesta, lo que dificulta las ganas de sexo.

2- La disminución de los estrógenos provoca un descenso en la libido, haciendo que la mujer apenas tenga ganas de mantener relaciones sexuales.

3- Sequedad vaginal. Los estrógenos participan en muchas funciones en el organismo, entre otras, mantener la irrigación sanguínea, la trasudación y la secreción glandular, responsables de la lubricación vaginal, por lo que, al disminuir estos, se produce sequedad en las mucosas de la vagina, causando irritación, quemazón, picores, molestias al orinar y dolor en la penetración.

4- Dispareunia o dolor en las penetraciones. La sequedad vaginal hace que la penetración duela, lo que a su vez causa que la mujer rechace las relaciones sexuales y la vagina puede volverse más corta y estrecha, aumentando el dolor. Además, algunas mujeres sufren vaginismo, es decir, una contracción involuntaria de grupos musculares perineales que impiden la penetración.

5- Problemas genitourinarios. El tejido vaginal se hace más delgado y menos elástico al envejecer, se vuelve más frágil y puede agrietarse y sangrar brevemente. Además, tras la menopausia es normal sufrir más infecciones vaginales o urinarias, causando dolor y molestas en la zona íntima que dificultan las relaciones sexuales.

6- Problemas en el suelo pélvico. Los embarazos, los partos y el envejecimiento de los tejidos del suelo pélvico hacen que este pierda firmeza y elasticidad, aumentando problemas como la incontinencia urinaria o la dispareunia.

7- Problemas para alcanzar el clímax. Los cambios hormonales y las preocupaciones propias de esta etapa pueden hacer que la mujer tarde más en llegar al orgasmo o incluso que no lo consiga, ya que ya sabemos que el cerebro es el principal órgano sexual, sobre todo en la mujer. Además, la falta de firmeza en los músculos de la zona puede hacer que los orgasmos sean menos intensos cuando se alcanzan.

¿Cómo mejorar nuestra vida sexual al llegar la menopausia?

Lo primero que debes hacer es averiguar cuál o cuáles de los problemas antes mencionados están afectando a tu vida sexual para buscar la solución más adecuada. Debes informarte bien sobre la menopausia, sus síntomas y sus tratamientos, ya que muchos de ellos mejoran no solo los síntomas menopáusicos, sino también los problemas sexuales.

Por ejemplo, la terapia hormonal sustitutiva, al estabilizar las hormonas, mejora los síntomas de la menopausia como los sofocos, pero también la sequedad vaginal y la falta de libido. Esta terapia no está indicada para todas las mujeres y debe ser siempre administrada y controlada por un profesional de ginecología, pregunta a tu médico.

Si tu problema es la sequedad vaginal, recurre a los lubricantes naturales que mejorarán la humedad de la zona, evitando también muchos casos de dispareunia. En caso de sequedad más grave, existen medicamentos como cremas con estrógeno para la vagina o anillos intravaginales de estrógeno muy efectivos.

También puedes usar a menudo un hidratante vaginal que ayuda a mantener la zona hidratada para evitar los picores, la irritación y las molestias, además de mejorar la lubricación natural de la vagina.

Si sufres atrofia vaginal, el ospemifeno, un medicamento modulador selectivo de los receptores de estrógenos (MSRE), ayudará a paliar este problema. No lo tomes sin consultar a un médico ya que está contraindicado para mujeres con antecedente de cáncer. Otra opción médica es el láser intravaginal de CO2 que utiliza el calor para estimular la producción de colágeno de las células de la zona vaginal y sustituir las capas más secas de la piel por células nuevas. Esta técnica, además, tensa y tonifica los músculos de la vagina y estrecha el canal vaginal, rejuveneciendo la vagina.

Si tu problema es la libido, existen suplementos dietéticos con ingredientes como la maca, la damiana o el ginko biloba que mejoran tu deseo sexual.

Pero no solo los medicamentos te van a ayudar a mejorar el sexo en la menopausia. Para empezar, es esencial que hables con tu pareja y le expliques tus problemas para que esté más receptivo a tus necesidades. Por ejemplo, podéis dedicar más tiempo a los preliminares para mejorar la lubricación y los orgasmos. Probar cosas nuevas (juguetes erótuicos, nuevas posturas…). Recordad que el sexo no es solo penetración… si te duele mucho, podéis dedicaros al sexo oral o la masturbación para disfrutar del sexo juntos.

También es importante que lleves una dieta sana, hagas ejercicio físico con regularidad y evites el tabaco, ya que este reduce el flujo sanguíneo hacia la vagina, haciendo más difícil alcanzar la excitación. Si te mantienes en forma, sentirás menos síntomas molestos y aumentará tu bienestar físico y emocional.

Y hablando de emociones, los cambios hormonales de la menopausia alteran las emociones y aumentan la ansiedad y la irritabilidad, por eso es fundamental que cuides tu mente mediantes técnicas de relajación y respiración, yoga y mindfulness, paseos al aire libre… Reduce el estrés de tu vida.

Y para los problemas en el suelo pélvico, la gimnasia pélvica ayudará para mantener el control de estos músculos mejorar la intensidad de tus orgasmos. Puedes hacer ejercicios de Kegel o usar aparatos que sirven para ejercitar el suelo pélvico (como las bolas chinas).

Y, por último, si nada funciona y notas que tu vida sexual no mejora, puedes acudir a un terapeuta sexual o psicológico para que te ayude a detectar el origen de tus problemas y a mejorar tu vida en el terreno sexual. La menopausia no es el fin, es el principio de una nueva etapa y debemos disfrutarla lo más posible.

Fuente:

Office on Women's Health, www.womenshealth.gov

SEGO

 

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp