¿Por qué se produce la sequedad vaginal y cómo afecta a tus relaciones sexuales?

¿Por qué se produce la sequedad vaginal y cómo afecta a tus relaciones sexuales?

¿Notas últimamente más sequedad en la zona íntima? ¿Te molestan las relaciones sexuales por el dolor en la penetración? La sequedad vaginal o sequedad vulvar es un problema muy habitual en las mujeres, pero, afortunadamente, también de fácil solución.

Índice

¿Qué es la sequedad vaginal?

Desde la pubertad, todas las mujeres comenzamos a producir un líquido o secreción de color blanquecino que se llama flujo vaginal. Este flujo está producido por las glándulas que se encuentran en la vagina y el cuello uterino de la mujer y sirve para mantener la salud vaginal, ya que ayuda a arrastrar las células muertas y los microorganismos dañinos que podrían causar infecciones vaginales. Además, sirve de lubricación para facilitar la penetración, equilibra el pH de la vagina, impide el paso de las bacterias y favorece el paso de los espermatozoides para lograr el embarazo.

El flujo vaginal varía en cantidad y textura según el momento del ciclo menstrual, ya que está muy influido por los estrógenos y sus alteraciones. Así en los días previos a la ovulación es normal tener más flujo y que este sea más elástico, con una textura parecida a la clara de huevo; mientras que tras la regla se suele tener menos flujo.

Además de estas variaciones normales, puede haber determinadas causas que produzcan una disminución del flujo vaginal, causando la sequedad vaginal, que puede llegar a ser muy molesta e incómoda.

Entre los síntomas principales de la sequedad vaginal encontramos ardor al orinar, dolor y sangrado leve en las relaciones sexuales, flujo escaso y dolor o picazón en la vagina. Si reconoces estos síntomas, sigue leyendo para saber las causas y cómo solucionarlo.

Causas de la sequedad vaginal

La vaginitis atrófica o sequedad vaginal está causada por una disminución en los estrógenos, la principal hormona sexual femenina y “culpable” de muchos de nuestros males. Y es que los estrógenos, entre otras muchas funciones, son los encargados de mantener los tejidos de la vagina lubricados por lo que, al disminuir sus niveles, este tejido se encoge y se vuelve más delgado, causando resequedad e inflamación.

Entre las principales causas de la disminución de los estrógenos encontramos:

- Medicamentos hormonales empleados para el tratamiento de la endometriosis, los miomas uterinos o el cáncer de mama.

- Algunos anticonceptivos hormonales.

- Radioterapia en la zona pélvica.

- Quimioterapia.

- Estrés grave, ansiedad o depresión.

- Fumar.

- Extirpación de los ovarios.

- Posparto o periodo de lactancia.

- Menopausia.

- Uso de jabones, lociones, perfumes o desodorantes vaginales.

¿Qué consecuencias tiene la sequedad vaginal para el sexo?

La sequedad vaginal influye muy negativamente en las relaciones sexuales, ya que produce dispareunia, es decir, dolor durante la penetración. Y es que la lubricación, que ya te habrás fijado que aumenta al excitarnos, sirve para que el pene entre sin rozar ni causar dolor en las paredes vaginales, pero, si hay sequedad vaginal, el flujo es escaso y podemos sentir dolor, escozor y molestias en la penetración.

Y en estas condiciones es normal que no tengamos ganas de hacer el amor, puesto que el sexo es, principalmente, disfrute, y si lo que sentimos es dolor y ganas de que acabe rápido, difícilmente vamos a disfrutar ni querer repetir.

Por eso, la sequedad puede ser una causa para que reniegues del sexo, pero no tiene por qué ser así. Si tienes ganas de hacer el amor, la sequedad vaginal no debe ser un obstáculo, ya que se puede tratar fácilmente.

¿Cómo tratar la sequedad vaginal?

Si produces poco flujo, por el motivo que sea, lo primero que debes hacer es comprar un lubricante que sirva para lubricar la vagina y evitar el dolor en las relaciones sexuales y el resto de síntomas asociados a la sequedad vaginal.

Existen muchos lubricantes y cremas humectantes vaginales que puedes comprar en la farmacia que sirven para humectar la zona durante varias horas, hasta un día. Estos pueden usarse antes de las relaciones sexuales para evitar el dolor y poder disfrutar de la penetración.

Es importante que hables con tu pareja de lo que te pasa para que entienda que es necesario usar un lubricante antes ya que, en estos casos, los juegos previos no son suficientes para conseguir la lubricación necesaria.

También puedes usar un hidratante vaginal que se aplica en la zona íntima a diario para humedecerla y mantenerla hidratada y así evitar los picores, ardores y la irritación causados o la atrofia vaginal. Estos hidratantes se usan independiente de que vayas a tener sexo, son para que te sientas mejor en general.

Si la sequedad es muy intensa y estos remedios no sirven, o si te causa infecciones vaginales frecuentes, puedes hablar con tu médico sobre la posibilidad de usar una crema, una tableta o un anillo vaginal con dosis bajas de estrógenos para revitalizar los tejidos vaginales.

Además existen tratamientos naturales que te ayudan a mejorar la función estrogénica debido a su composición en plantas que regulan la actividad hormonal. Así mismo algunos antioxidantes potentes cómo el Ginkgo Biloba mejora la sequedad vaginal por su capacidad de mejorar la circulación de los tejidos periféricos. 

En el caso de mujeres que sufren sequedad vaginal debido a los tratamientos contra el cáncer, existe un medicamento modulador selectivo de los receptores de estrógenos (MSRE) que se toma por vía oral y que ayuda a tratar las relaciones sexuales dolorosas causadas por atrofia vaginal. Consulta a tu médico si es tu caso.

Por último, existe un tratamiento con láser intravaginal de CO2 que utiliza el calor para estimular la producción de colágeno de las células de la zona vaginal y sustituir las capas más secas de la piel por células nuevas, haciendo que aumente el flujo vaginal. Esta técnica, además, permite tensar y tonificar los músculos de la vagina y estrechar el canal vaginal, rejuveneciendo la vagina.

Otros consejos a seguir si sufres sequedad vaginal

- Evita el alcohol y el tabaco ya que aumentan la sequedad vaginal.

- Mantente siempre bien hidratada. Bebe unos 2,5 litros de agua al día.

- Busca productos específicos para la higiene íntima que respeten el pH de la zona para no aumentar la sequedad.

- Evita jabones, lociones, perfumes y duchas con fragancia.

Fuente:

Lobo RA. Menopause and care of the mature woman: endocrinology, consequences of estrogen deficiency, effects of hormone therapy, and other treatment options. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 14.

Leire Azcona. Sequedad Vaginal. Farmacia Profsional. Elsevier. Vol. 21. Núm. 4. páginas 56-60 (Abril 2007)

SEGO

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp