¿Cómo prevenir los sofocos?

Los sofocos son el síntoma más común y molesto de la menopausia. Sin embargo, pueden aliviarse y reducirse siguiendo una serie de cambios en el estilo de vida y tomando plantas medicinales que ayudan a prevenir este problema.

¿Por qué se producen los sofocos?

Los sofocos están causados por la disminución de estrógenos que se produce en el climaterio. Los estrógenos participan en muchas funciones en el organismo, incluido la termorregulación corporal, por lo que su reducción puede causar los sofocos, un calor súbito y repentino que se extiende por la cara, el cuello y la parte superior del tronco y que pueden ir acompañados de enrojecimiento de la piel, sensación de ahogo y palpitaciones. Duran unos pocos minutos y, al acabar, pueden dejar una sensación de frío y mucho sudor.

Cuando ocurren por la noche se habla de sudores nocturnos, una molestia que puede dificultar el sueño. 

Lo normal es que los sofocos duren entre uno y tres años, aunque algunas mujeres pueden experimentarlos hasta 10 años.

Consejos para prevenir y aliviar los sofocos

El tratamiento farmacológico más habitual para los sofocos y otros síntomas de la menopausia es la terapia de sustitución hormonal, que consiste en administrar estrógenos y, a veces también progesterona, de manera artificial para equilibrar las hormonas y evitar los síntomas asociados al déficit de estrógenos.

Sin embargo, este tratamiento tiene algunos efectos secundarios y contraindicaciones, por lo que solo se recomienda en los casos más graves y siempre bajo la supervisión de un profesional de medicina. Para los demás casos, es mejor recurrir a remedios naturales:

  1. Sigue una dieta sana y equilibrada rica en alimentos naturales. Evita las grasas, especias y alimentos picantes que pueden aumentar los sofocos.
  2. No fumes ni bebas alcohol ya que ambas sustancias aumentan los sofocos.
  3. Haz ejercicio físico de manera regular. Caminar, nadar, yoga o taichí son actividades muy beneficiosas en esta etapa.
  4. Controla tu peso ya que el sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de los sofocos.
  5. Algunos alimentos ayudan a prevenir los sofocos, como las semillas de lino, la soja, la alfalfa, las legumbres o el sésamo.
  6. Las infusiones de semillas de alfalfa o flores de tilo tomadas tres veces al día pueden evitar la aparición de los sofocos.
  7. Cuela salvia seca y déjalo repasar. Puedes tomarte la mezcla a lo largo del día para prevenir los sofocos.
  8. Cuando notes que comienzan los sofocos, puedes pasarte un cubito de hielo o un paño de agua muy fría por el cuello, la nuca y la cara.
  9. Los masajes con aceite esencial de salvia o aceite esencial de manzanilla romana por al abdomen también reducen los sofocos.
  10. Lleva siempre varias capas de ropa para que puedas quitarte alguna cuando notes calor. Usa además fibras naturales que favorezcan la transpiración.
  11. Evita los lugares cerrados, calientes, húmedos y muy concurridos.
  12. Bebe mucha agua a lo largo de todo el día a pequeños sorbos.
  13. Practica técnicas de relajación como la respiración, la meditación, el yoga, etc. para reducir al ansiedad y el estrés que causa esta etapa.
  14. Las grasas saludables con omega 3 como las del aguacate, las nueces o las semillas ayudan a regular el sistema endocrino y evitar los sofocos.
  15. Existen muchas plantas que pueden ayudar a controlar y evitar los sofocos, ya que contienen flavonoides que actúan como fitoestrógenos. Por ejemplo la angelica sinesis, cimicífuga, trébol rojo, borraja, maca o vitamina E que puedes tomar en infusión o suplementos dietéticos. Todas estas sustancias puedes encontrarlas en FemmeUp Plenipausia, compuesto por ingredientes 100% naturales que ayuda a reducir los sofocos.

Fuentes:

Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM)

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.