¿Qué son los disruptores endocrinos?

Tal vez su nombre todavía no sea tan conocido porque resultan invisibles al ojo humano. Sin embargo, actualmente suponen un riesgo importante para nuestra salud, ya que vivimos rodeados de ellos. Y, a pesar de que los disruptores endocrinos que hay en el medio ambiente son difíciles de evitar, está en nuestra mano reducir el contacto con los creados por el hombre y que forman parte de nuestra rutina.

El sistema hormonal y los disruptores endocrinos

Para entender qué son los disruptores endocrinos primero debemos aproximarnos a su origen, es decir, al sistema endocrino.

El sistema endocrino (también conocido como sistema hormonal) es el que se encarga de fabricar hormonas a través de unas glándulas y, posteriormente las libera en la sangre. Por lo tanto, también está conectado con el sistema nervioso e influye en él.

Las glándulas endocrinas (1) son, por ejemplo, el hipotálamo, la glándula pineal, la pituitaria o el paratiroides. Sin embargo, las más importantes son:

• El tiroides, encargado de regular la temperatura de nuestro cuerpo y de controlar el crecimiento de nuestros huesos y el metabolismo.

• Los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres, encargados de la sexualidad y la reproducción y de fabricar las hormonas sexuales como los estrógenos o la testosterona.

• El páncreas, encargado de producir insulina para controlar el azúcar de nuestra sangre.

Los disruptores endocrinos son todas esas sustancias químicas que alteran el funcionamiento de nuestro sistema endocrino y de la producción de hormonas, produciendo un desequilibrio al generarlas con mayor o menor intensidad. Este desequilibrio hormonal, como los provocados por cualquier otro condicionante, tiene efectos negativos sobre nuestra salud y, concretamente, sobre nuestra salud sexual.

Pueden actuar sobre las hormonas del sistema endocrino de distintas maneras (2):

• Pueden igualar la acción de las hormonas y actuar igual que los estrógenos. Cuando esto ocurre, se les llama “estrógenos ambientales”.

• A veces reducen la acción de las hormonas. Son los llamados antiestrógenos o antiandrógenos.

 Cambian la manera en la que se sintetizan las hormonas y su fisiología.

 Modulan los niveles de los receptores hormonales.

¿Dónde se encuentran los disruptores endocrinos?

La dificultad de evitar los disruptores endocrinos es, principalmente, que no se ven y, por lo tanto, creemos que no están o que no existen. Según el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (3), los disruptores endocrinos se pueden encontrar en muchos de los productos que utilizamos a diario, e interfieren en nuestro organismo causando desajustes hormonales, pero también desajustes en nuestro desarrollo tanto mental, como físico y reproductivo.

Los disruptores endocrinos no se encuentran solamente en productos u objetos fabricados por el hombre, sino que también los hay en la naturaleza, producidos de manera natural por nuestro medio ambiente.

Podemos encontrar disruptores endocrinos en (4): insecticidas, herbicidas, aislantes eléctricos, fungicidas, fitoestrógenos y microestrógenos, resinas, papel térmico, envases de alimentos, tintas, contaminantes generados en procesos industriales y de combustión (como incineración de residuos), pesticidas, conservantes de nuestros cosméticos o tintes para nuestro cabello, plásticos (sobre todo deteriorados o de un solo uso que contengan ftalatos o Bisfenol A), sustancias químicas, detergentes industriales, telas, lubricantes industriales y refrigerantes, los muebles de nuestra casa, las alfombras... Están en todos lados y por eso es tan difícil evitar el contacto con ellos.

¿Cuáles son los efectos de los disruptores endocrinos sobre nuestra salud?

El estar expuestos a este tipo de sustancias químicas hace que nuestra salud, tanto la de hombres como de mujeres, se vea afectada incluso desde edades muy tempranas y que, si bien no tienen un efecto demasiado notable al principio, con el paso del tiempo y con su desarrollo sí que pueden causar problemas graves en nuestro organismo.

Los efectos adversos más comunes de los disruptores endocrinos varían en función de la edad y el sexo, viéndose afectados también los niños (desde la fase intrauterina, que es la fase más crítica para su posterior desarrollo) de los padres que han estado expuestos a los estas sustancias químicas. Así, según Estors (5), los problemas sobre la salud más comunes son:

• En mujeres:

  • Cáncer de mama.
  • Endometriosis.
  • Aborto.
  • Malformaciones en los hijos.

• En las hijas:

  • Pubertad precoz.
  • Mayor riesgo de padecer cáncer, sobre todo de útero.
  • Malformaciones en los órganos reproductores.
  • Mal desarrollo del sistema nervioso central.
  • Bajo peso al nacer.
  • Hiperactividad.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Menor coeficiente intelectual.

• En los hijos:

  • Criptorquidia (o trastorno del desarrollo que provoca que uno o ambos testículos no lleguen al escroto, y que afecta en torno a un 4% de los niños recién nacidos).
  • Hipospadias (enfermedad congénita que consiste en que la abertura de la uretra está se encuentra en la parte inferior en lugar de en la punta).
  • Reducción de la cantidad de esperma.
  • Disminución de la testosterona.
  • Mal desarrollo del sistema nerviosos central.
  • Bajo peso al nacer.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Menor coeficiente intelectual.

• En hombres:

  • Cáncer de testículo y de próstata.
  • Reducción de la cantidad y la calidad del esperma.
  • Disminución de la testosterona.
  • Modificaciones de concentraciones de hormonas tiroideas.

Como se puede ver, son muchos los efectos perjudiciales de los disruptores endocrinos sobre nuestra salud, afectando también a la vida sexual, sobre todo en el caso de los hombres, ya que pueden causar problemas como la disminución de la testosterona, que afecta a la libido masculina.

¿Cómo evitar los disruptores endocrinos?

Es muy complicado (o más bien imposible) desprenderse por completo del contacto con las sustancias químicas de los disruptores endocrinos, sobre todo cuando estas se encuentran en nuestro medio ambiente. Sin embargo, hay una serie de pautas que podemos seguir y prácticas que podemos eliminar de nuestra rutina para reducir el contacto (6). Algunos ejemplos son:

• Comprar alimentos frescos y a granel, con envases de cristal, para evitar el contacto con plásticos.

• Comprar alimentos de origen biológico que no hayan tenido contacto con pesticidas o metales pesados.

 Evitar cualquier tipo de plástico (sobre todo los encontramos en menaje de cocina) y cambiarlo por vidrios o materiales naturales.

• Cambiar los cosméticos y productos de belleza por otros de origen ecológico, o lo más naturales posible. Los cosméticos y productos veganos son una buena opción y de origen completamente natural.

 Evitar alimentos con conservantes.

Adoptando esta serie de hábitos podremos cambiar nuestras costumbres del día a día. Conseguir un modo de vida más natural y todo lo ajeno posible a estas sustancias químicas hará que mejore nuestra calidad de vida, nuestra salud y la de nuestra familia.

Fuente:

1) Environmental Health Science Core Center (2012, junio). Hoja Informativa sobre Salud Ambiental. ¿Qué son los disruptores endocrinos? Universidad de Michigan. Recuperado de http://ehscc.umich.edu/wp-content/uploads/EndocrineDisruptorsSPN.pdf

2) Márquez, M. E. M. (2012, 8 noviembre). Disruptores endocrinos, un posible riesgo tóxico en productos de consumo habitual. Universidad de Huelva. Recuperado de http://rabida.uhu.es/dspace/handle/10272/6143

3) National Institute of Environmental Health Sciences (2021). Endocrine Disruptors. https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/endocrine/

4 y 5) Estors, B. (2018). Exposición a disruptores endocrinos y otros factores paternos en la etiología del hipospadias y la criptorquidia. Universitat de les Illes Balears. https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/665571/tbes1de1.pdf?sequence=1&isAllowed=y

6) Comité Editorial Fertty. (2020, 2 abril). ¿Qué son los disruptores endocrinos y cómo evitarlos? Fertty Clínica de Reproducción Asistida. https://fertty.com/blog/que-son-los-disruptores-endocrinos-y-como-evitarlos/ 

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.