El deseo sexual femenino: un tema de interés para todos

El deseo sexual femenino: un tema de interés para todos

Ya sabéis que en FemmeUp nos preocupamos e intentamos cuidar el deseo sexual de las mujeres. La libido femenina siempre se ha visto sujeta a juicios y tabúes, por lo que no ha podido desarrollarse en muchas situaciones y, a día de hoy, sigue habiendo un gran porcentaje de mujeres que no ha conocido el verdadero disfrute ni ha tomado las riendas de su vida sexual. Nosotras queremos darle la importancia que no ha tenido durante tanto tiempo para, por lo menos, demostrar que podemos elegir cómo vivir nuestra sexualidad con total libertad.

Índice

¿Por qué aparece la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual supone uno de los retos más importantes de la sexología clínica. La incidencia de esta disfunción aumenta progresivamente a mayor ritmo y es probablemente la que más fracasos terapéuticos atesora. Kaplan definió: “El deseo sexual o libido es vivenciado como sensación específica que mueve al individuo a buscar experiencias sexuales o a mostrarse receptivo a ellas. Tales sensaciones son producidas por la activación de un sistema neural específico en el cerebro. Cuando este sistema se activa, la persona está “caliente”, según el lenguaje popular, y es posible que perciba sensaciones genitales, que se sienta vagamente excitada, interesada o abierta a experiencias sexuales o, incluso, simplemente inquieta. Estas sensaciones cesan después de la gratificación sexual, esto es, del orgasmo. Cuando este sistema está inactivo o sometido a la influencia de fuerzas inhibitorias, una persona no tiene interés en las cosas eróticas, pierde el apetito por las experiencias sexuales”. Para esta autora, el deseo sexual no es más que “tener ganas, estar dispuesta, motivada, expectante”.

Cuando sentimos que algo no va bien y nuestro deseo sexual está “trastornado”, se utilizan indistintamente variadas terminologías como: aversión sexual, fobia al sexo, apatía sexual, deseo sexual bajo, evitación sexual… que tienden a producir confusión conceptual en torno a la sexualidad.

Ese desánimo puede deberse a innumerables causas y en etapas totalmente diferentes de la vida. La libido femenina es muy sensible y puede verse afectada por cualquier alteración, por pequeña que sea, que haya tenido lugar en nuestro entorno o en nuestro cuerpo. En la práctica clínica, las perturbaciones de la libido que prevalecen son de origen psicógeno más que las derivadas de factores fisiológicos (trastornos hormonales, enfermedad…). Algunos pacientes tienen tan enérgicas defensas contra su deseo sexual que evitan activamente cualquier situación que pueda movilizarlos. Son pacientes que no leen literatura erótica ni miran imágenes eróticas. No hablan de temas sexuales y hasta es posible que se sientan incómodos si en una conversación o en una broma hay sugerencias sexuales … El mecanismo de “desconexión” hace pensar que la causa o antecedente inmediato del deseo sexual inhibido es la supresión involuntaria e inconsciente, pero activa, del deseo sexual.

En un matrimonio o una relación muy duradera, el problema de la falta de deseo puede acarrear graves consecuencias entre ambas personas. Si la mujer es una persona que trabaja en exceso, que lleva un ritmo de vida que la mantiene extenuada, no debe esperar tener un deseo sexual satisfactorio. Por otra parte, si no se encuentra satisfecha con su relación, ocurre algo similar. Una mujer que se sienta dominada en una relación, sin espacio para dialogar, en donde no se le toma en cuenta, verá cómo su deseo sexual se ve afectado. Lo mismo ocurre cuando hay diferencias entre la pareja con respecto al espacio de cada uno. El espacio significa tiempo individual, apartado de la pareja; tener amigos e intereses separados. Esto es sano en una relación, ya sea para el hombre como para la mujer. Pero, en ocasiones, la mujer requiere de más espacio y resulta que la otra parte necesita de mayor cercanía y, por consecuencia, un menor espacio. Esta situación puede llevar a un descenso de libido. Se inicia así un ciclo de “me persigues y me distancio”, y lo que se consigue es más distancia de una de las partes y por lo tanto una sensación de rechazo por la otra.

¿Cómo superar la falta de deseo?

Algo imprescindible para superar este tipo de baches por los que la gran mayoría habremos pasado o pasaremos es mejorar la comunicación; espacio no significa que se deje de querer a una persona, como a veces erróneamente se asume. Los sentimientos de vulnerabilidad y confianza son también causas que pueden influir en la aparición del fenómeno. Hacer el amor coloca a la mujer en una posición de expresar afectividad por su pareja y de demostrar que lo necesita emocionalmente. Sin embargo, a pesar de que estos sentimientos son genuinamente positivos, si no existe confianza con la pareja, si no se siente que está allí cuando se le necesita, si no se está segura de la estabilidad de la relación, las relaciones sexuales pueden producirle insatisfacción. Por todo esto, comunicarnos con nuestra pareja, decirle cómo nos sentimos y lo que queremos, el cómo nos gustaría llevar la relación… Poner puntos en común para llegar a acuerdos condensados hará sentir a ambas partes cómodas y comprendidas, por lo que crearemos un ambiente más relajado. Ahora ya sabéis, donde sube la tensión… ¡baja el deseo!

Como habéis podido ver, son muchas las mujeres que perciben una vida infeliz alejada de todo bienestar producto al deseo sexual, ya sea por ser este elevado y no encontrar satisfacción o por estar disminuido. Se pueden ver sintetizados los factores comunes en la problemática del deseo sexual femenino: problemas de comunicación, falta de afecto, pugnas y conflictos de poder y la falta de tiempo para que la pareja pueda estar a solas. Por otra parte, siempre tenemos que tener presentes otras situaciones más delicadas que hayan podido derivar en un deseo sexual inhibido, como puede ocurrir en personas con una educación sexual muy estricta durante la crianza, actitudes negativas hacia el sexo o experiencias sexuales traumáticas o muy negativas.

Fuente:

Salvazán, N.; Creagh Almiñán, Y.; Soto Martínez, O.; Wilson Castellanos, D. El deseo sexual femenino. Un tema de interés para todos. Revista Información Científica, vol. 85, núm. 3, mayo-junio, 2014, pp. 514-525

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp