¿Qué provoca el estrés en hombres?

Tenemos la falsa idea de que las mujeres viven más estresadas que los hombres, pero lo cierto es que las cargas personales, familiares y laborales afectan tanto a ellos como a ellas, causando un nivel de estrés continuado y excesivo que perjudica seriamente su salud. Por eso, es conveniente detectar los síntomas de estrés cuanto antes y saber cómo reducir el estrés de nuestra vida.

Síntomas de estrés

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional, una reacción de nuestro organismo a una situación peligrosa, nueva o preocupante. En pequeñas dosis, el estrés es positivo y nos ayuda a evitar un peligro, protegernos o cumplir con nuestros objetivos. Pero cuando este estrés se vuelve crónico, se convierte en una enfermedad que provoca muchos problemas de salud.

Por eso, lo primero es reconocer los síntomas de estrés crónico:

- Alteraciones digestivas como diarrea o estreñimiento

- Problemas de memoria

- Dolores e infecciones frecuentes

- Dolor de cabeza o cefalea tensional

- Falta de energía

- Problemas sexuales

- Cuello o mandíbula rígidos

- Cansancio y fatiga

- Problemas para dormir o sueño excesivo

- Uso de alcohol o drogas para relajarse

- Pérdida o aumento de peso

Si experimentas estos síntomas, debes analizar tu vida para ver si detrás de todos ellos puede estar el estrés o la ansiedad.

Causas del estrés en los hombres

Las causas del estrés en los hombres son las mismas que en las mujeres ya que a todos nos afectan los mismos problemas: un despido, un trabajo exigente, un divorcio, problemas con la pareja o con los hijos, problemas financieros, la muerte de un familiar, tener una enfermedad grave, el nacimiento de un nuevo hijo…

Y el estrés crónico provoca un aumento del cortisol, la hormona del estrés, que puede causar serios problemas a nuestra salud si no se trata y controla, problemas iguales para hombres y mujeres:

- Presión arterial alta

- Insuficiencia cardíaca

- Diabetes

- Obesidad

- Depresión o ansiedad

- Problemas de la piel

- Disfunción eréctil y falta de libido

Sin embargo, sí existen ciertas diferencias entre cómo afecta el estrés a los hombres y a las mujeres.

Por ejemplo, diversos estudios han demostrado que el estrés afecta a la fertilidad, específicamente, a la movilidad y cantidad de los espermatozoides, causando incluso cambios genéticos duraderos que pueden provocar trastornos mentales a sus hijos.

También puede causar pérdida de cabello, un problema más acusado en los hombres que, ya de por sí, sufren calvicie antes y con más frecuencia que las mujeres.

Además, parece que el estrés causa más problemas de salud a largo plazo a los hombres que a las mujeres, acortando su esperanza de vida en más años que en el caso de las mujeres. Según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, los varones son más propensos a sufrir los efectos del estrés. Es decir, este afecta a su salud más que a las mujeres.

Los hombres son más sensibles que las mujeres a la acción de la adrenalina, por lo que, si a causa del estrés esta hormona aumenta, no serán capaces de controlar los ataques de ira o cólera, notando un cambio brusco en su humor.

Los niveles de testosterona también aumentan en los varones estresados, bloqueando la oxitocina, lo que dificulta la relajación, aumentando las consecuencias del estrés.

¿Cómo reducir los niveles de estrés?

1- Antes de irte a la cama, haz una lista de todas las tareas que tienes que hacer al día siguiente y prioriza. No intentes hacer más cosas de las que es posible hacer en un día y reserva al menos 30 minutos cada día para relajarte y descansar haciendo algo que te gusta.

2- Procura dormir y descansar bien por las noches para que tu organismo se recupere. Es importante acostarse todos los días a la misma hora y dormir al menos 7 horas.

3- Haz ejercicio físico a diario. El deporte reduce los niveles de cortisol en sangre y nos hace sentir mejor y más relajados.

4- El yoga, el taichí, la respiración controlada o la meditación son prácticas que ayudan a reducir y controlar el estrés.

5- Sigue una dieta sana y equilibrada evitando el alcohol y la cafeína a última hora de la tarde.

6- Recurre a suplementos y plantas medicinales que ayudan a reducir el estrés, como la Ashwagandha, una planta adaptógena que nos ayuda a relajarnos y evitar el estrés.

7- Dedica tiempo a tus aficiones, tus amigos, tu familia… buscando aquellas actividades que te hagan sentir mejor.

8- Sé más positivo, mira el lado bueno de las cosas y procura reírte y ser más feliz.

9- Aprende a decir que “no”. No siempre podemos complacer a todo el mundo ni hacer todo lo que nos proponen. Si algo no te apetece o no tienes tiempo para ello, di claramente “no”.

10- Escucha música relajante con los ojos cerrados o enciende una vela con olor a lavanda, rosas, bergamota, flores de naranja… la aromaterapia es un gran aliado contra el estrés.

Fuente:

Ahmed SM, Hershberger PJ, Lemkau JP. Psychosocial influences on health. In: Rakel RE, Rakel DP, eds. Textbook of Family Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 3.

Penn Medicine News: https://www.pennmedicine.org/news/news-releases/2013/june/stressed-dads-can-affect-offsp

Kivimäki M, Leino-Arjas P, Luukkonen R, Riihimäki H, Vahtera J, Kirjonen J. Work stress and risk of cardiovascular mortality: prospective cohort study of industrial employees. BMJ. 2002 Oct 19;325(7369):857. doi: 10.1136/bmj.325.7369.857. Erratum in: BMJ 2002 Dec 14;325(7377):1386.

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.