¿Qué es la dopamina y cómo influye en la salud de la mujer?

La dopamina es un neurotransmisor conocido como la “hormona de la felicidad”, pero tanto su exceso como su defecto pueden causarnos problemas de salud.

¿Qué es la dopamina y qué funciones tiene?

La dopamina es un neurotransmisor perteneciente a la familia química de las catecolaminas, es decir, un mensajero químico que transporta y equilibra las señales entre las neuronas y las células diana de todo el organismo.

Está presente en diversas áreas del cerebro, aunque donde es más abundante es en la corteza prefrontal y el hipocampo, responsables de la toma de decisiones y la memoria. No obstante, no es solo importante para las funciones mentales, también para las motoras.

Sus principales funciones son:

- Favorecer que la memoria a corto plazo se convierta en memoria a largo plazo, es decir, el aprendizaje. Al aprender algo que nos satisface, la dopamina abre conexión con el hipocampo, área encargada de la memoria, lo que nos ayuda a crear nuevos recuerdos y retener información nueva.

- Proporcionarnos sensación de placer y otras sensaciones positivas como bienestar, alegría, euforia… cuando nos ocurre algo bueno. Cuando haces algo que te da placer, tu cerebro libera una gran cantidad de dopamina. Por eso, nos impulsa a buscar situaciones agradables y a mejorar.

- Ayudarnos a dormir, ya que la dopamina es necesaria para regular la melatonina y mantener los ciclos de sueño y vigilia. Así, por la mañana los niveles de dopamina aumentan para que nos despertemos sin cansancio.

- Favorecer la coordinación de movimientos y permitirnos andar, correr, saltar, etc. También nos ayuda a tener fuerza en los músculos para levantar objetos, usar aparatos diferentes, etc.

- Participar en los procesos de seducción, la sexualidad y el deseo.

- Regular la actividad cardiaca al mantener la frecuencia cardiaca y la presión arterial.

- Favorecer la creatividad. Las personas más creativas tienen cantidad menor de receptores de D2 de dopamina en el tálamo. 

- Regular el peso corporal ya que las personas con niveles más bajos de dopamina suelen recurrir a la comida para sentirse mejor, lo que lleva al sobrepeso o la obesidad.

- Favorecer la sociabilidad ya que la dopamina influye en la manera de relacionarnos con los demás y tanto su exceso como su déficit causa problemas que dificultan las relaciones sociales.

- Desarrollo de la personalidad: las personas con mayor nivel de dopamina son más miedosas y se estresan con mayor facilidad.

- Regular la prolactina, la hormona encargada de secretar la leche materna tras el parto. La dopamina se encarga de mantener la producción de la prolactina inactiva en el cerebro hasta que hace falta.

- La dopamina está implicada en el reflejo náuseas y vómitos, mecanismo muy útil para proteger nuestro sistema digestivo. El uso de fármacos que impiden trabajar a la dopamina evita que los pacientes de quimioterapia, por ejemplo, tengan náuseas durante el tratamiento.

- Aumentar la eliminación de sodio (sal) y orina.

- Reducir la producción de insulina en el páncreas.

- Reducir la actividad de los linfocitos del sistema inmunitario.

La dopamina también actúa como una hormona. La dopamina, la epinefrina y la norepinefrina (principales catecolaminas) son producidas por la glándula suprarrenal. Como hormona, la dopamina se libera en el torrente sanguíneo y nos ayuda a luchar o huir cuando hace falta.

¿Qué problemas puede causar el déficit de dopamina?

Unos niveles bajos de dopamina pueden causar problemas como:

- la enfermedad de Parkinson y el dolor asociado a ella

- dificultad para concentrarse y estudiar

- trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

- anhedonia o imposibilidad de disfrutar con cualquier actividad

- depresión

- cansancio

- síndrome de piernas inquietas

- aumento de peso

- fobia social o problemas para relacionarse con los demás

- cambios de humor

- deseo sexual bajo

¿Qué problemas puede causar el exceso de dopamina?

Sin embargo, tampoco es bueno para nuestra salud un exceso de dopamina, que puede provocar diferentes problemas como esquizofrenia, manía persecutoria, alucinaciones, insomnio. También nos puede llevar a comportamientos de riesgo buscando emociones fuertes que nos proporcionen dopamina.

Los niveles altos de dopamina nos pueden hacer sentir llenos de energía, eufóricos y con un deseo sexual alto, pero puede ser peligroso al volvernos más agresivos, provocar problemas para dormir o un control deficiente de los impulsos que puede traernos problemas.

Además, la ingesta de ciertas sustancias estupefacientes, como la cocaína, las anfetaminas o la nicotina, alteran la actividad dopaminérgica del cerebro haciéndonos experimentar placer “artificialmente”, lo que nos puede causar adicción a esas sustancias que son perjudiciales para nuestra salud.

¿Cómo mantener la dopamina en niveles adecuados?

El estrés, cuya hormona es el cortisol, influye en la actividad dopaminérgica. Por eso, las actividades que nos ayudan a mantener unos niveles de dopamina adecuados son aquellas que nos ayudan a reducir el estrés:

- ejercicio físico regular

- descanso

- meditación

- relajación y yoga

- dieta sana

¿Y si necesito elevar mis niveles de dopamina?

En el caso del Parkinson o de otras enfermedades, se puede recurrir a la levodopa, un aminoácido precursor de la dopamina que aumenta sus niveles y sirve para tratar los síntomas de esta enfermedad.

Los agonistas de la dopamina se usan para tratar la enfermedad de Parkinson, la depresión, el síndrome de piernas inquietas, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el bajo deseo sexual y la hiperprolactinemia.

Mientras que los antagonistas de la dopamina se usan para tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar, las náuseas y los vómitos, etc.

Pero si tus niveles solamente son un poco bajos y necesitas aumentarlos de forma natural para sentirte mejor puedes seguir estos consejos:

- dieta sana rica en antioxidantes y en magnesio y tirosina que ayudan a producir dopamina, presentes en el pollo, las manzanas, los aguacates, los plátanos, el cacao, el té verde, la avena, las almendras, los guisantes, los tomates, la sandía…

- dormir al menos 7 horas al día

- evitar el estrés

- hacer actividades que nos hagan estar felices y relajados

- evitar (en la medida de lo posible) el azúcar o el café que alteran los circuitos de dopamina

- escuchar música

- ser agradecidos nos ayuda a liberar dopamina

- practicar yoga

- establecer rutinas y horarios y respetar nuestros ritmos circadianos

- hacer cosas nuevas

- enamorarse

Fuentes:

Baliki, M.N.; Mansour A.; Baria A.T.; Huang L.; Berger S.E.; Fields H.L.; Apkarian A.V. (2013). Parceling human accumbens into putative core and shell dissociates encoding of values for reward and pain. The Journal of Neuroscience. 33(41): pp. 16383 – 16393.

Ben-Jonathan, N. & Hnasko, R. (2001). Dopamine as a prolactin (PRL) inhibitor. Endocrine Reviews. 22(6): pp. 724 – 763.

Yager, L.M.; Garcia, A.F.; Wunsch, A.M.; Ferguson, S.M. (2015). ¿Por qué es importante la dopamina?

Ricardo Bahena-Trujillo, Gonzalo Flores, José A Arias-Montaño. Dopamina: síntesis, liberación y receptores en el Sistema Nervioso Central. Revista Biomédica. https://doi.org/10.32776/revbiomed.v11i1.218

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.