¿Cómo la depresión puede afectar mi apetito sexual?

Las cifras de personas diagnosticadas con depresión aumentan cada año y la prevalencia del trastorno depresivo en mujeres es el doble que en hombres. Este artículo pretende recoger algunos datos relevantes para entender el trastorno que tantas personas padecen y conocer un poco más cómo esto afecta a la sexualidad, autoestima y emociones de las personas diagnosticadas.

Sabemos que es una cuestión difícil de tratar, ya que para algunos/as pacientes puede suponer una incomodidad, teniendo en cuenta que la sexualidad ha estado considerada durante tanto tiempo como un tema "tabú", es por eso que muchos/as evitan el hablar de ello. Actualmente la salud mental y todo lo que refiere a la sexualidad están tomando más conciencia pero años atrás tanto uno como el otro habían conformado por excelencia dos temas tabú y que raramente se relacionan el uno con el otro.

Hablemos de depresión

La depresión es un trastorno del estado del ánimo caracterizado, principalmente, por sentimientos de tristeza, ansiedad, pérdida de placer y sentimientos de minusvalía personal. Aparte de la esfera afectiva, la depresión afecta también al pensamiento, comportamiento, sexualidad, apetito y sueño[1], por tanto, tiene un impacto global en la persona afectada, interfiriendo en el ritmo de vida y acciones cotidianas[2].

Las estadísticas apuntan que una de cada cinco mujeres y uno de cada diez hombres son afectados/as por depresión y trastornos depresivos. Esta diferencia respecto al género nos da mucho que pensar.

La causa, por el momento, de esta enfermedad mental no es exacta y se considera que tiene un origen multifactorial, es decir que es una interacción de factores (psicológicos, biológicos, genéticos y ambientales) [3] y condiciones que, juntas, hacen vulnerable a la persona de desencadenar el trastorno. El tratamiento puede ser por vía psicológica o bien por vía farmacológica, generalmente se dan de forma simultánea, y los casos leves sólo requieren de psicoterapia para afrontarlo.

¿Existe relación entre el deseo sexual y los trastornos depresivos?

Hemos comentado que uno de los principales síntomas es la pérdida de placer y la capacidad para experimentarlo, también hemos comentado que una de las esferas afectadas es la sexualidad, es, por tanto, que la pérdida de deseo sexual conforma una de la sintomatología propia de las personas con depresión.

Para entenderlo mejor mencionamos la definición que la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace de la sexualidad: "aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual"[4].

Por tanto con el término de sexualidad y salud sexual no solo nos referimos a la conducta o acto sexual en sí, sino a un concepto formado por emociones, identidad personal, autoestima, habilidades sociales etc.

Podemos entender que en un trastorno donde existen emociones negativas hacia la propia persona, la identidad se ve alterada y la autoestima degradada habrá un impacto en esta esfera de la persona como es la sexualidad y la expresión de ella.

Las alteraciones de la sexualidad pueden referirse a diversos trastornos dependiendo de la fase de la respuesta sexual más afectada[5].

- Alteraciones del deseo sexual: disminución del deseo y la libido, que puede llegar hasta su pérdida completa.

- Alteraciones de la excitación: disfunción eréctil en el caso de los hombres y vaginismo (dificultad para la relajación de la musculatura vaginal) y sequedad vaginal (dificultad para la lubricación vaginal) en el caso de las mujeres, lo que dificulta las relaciones sexuales.

- Alteraciones del orgasmo: retraso del orgasmo o anorgasmia.

- Alteraciones por dolor: dolor a la penetración o en el orgasmo, o también llamado, dispareunia.

En personas con trastornos depresivos el más característico, es la disminución o pérdida de deseo sexual, lo que se conoce como trastorno del deseo sexual hipoactivo.

La presencia de depresión confiere un riesgo de disfunción sexual del 50 % al 70 % [6]. También es interesante comentar que la presencia de algún trastorno de la sexualidad puede llevar consigo la consecuencia de trastornos del estado de ánimo.

El tratamiento farmacológico de la depresión y libido

En cuanto a los problemas sexuales, está demostrado que aparecen más en la depresión que en cualquier otro trastorno mental, ya sea debido a la propia enfermedad o, en gran parte, por el tratamiento farmacológico[7].

En el estudio Hypoactive Sexual Desire Disorder Registry for Women, se encontró que el 34 % de una muestra clínica de mujeres con Trastorno de deseo sexual hipoactivo tenían síntomas concurrentes de depresión y estaban siendo tratadas con medicamentos antidepresivos; sin embargo, el 58 % no había sido diagnosticado ni tratado por depresión antes de ingresar al estudio[6].

Mitos sobre la salud mental y la sexualidad

Una persona que sufre depresión, por lo general, tiene la autoestima muy baja, está desganada, sin energía ni ilusión. Además, existe un importante sentimiento de culpa, por estar así, por "ser una carga para los demás", por ser incapaz de seguir adelante y una presión social elevada.

Al tabú de la salud mental hay que añadir el hecho de que, durante mucho tiempo, ha estado mal visto el que una persona con trastorno mental disfrute libremente de su sexualidad. El tema de la sexualidad ya por si es o era un tema tabú por sí mismo y más en la consulta médica, pero aún más si le sumamos el hecho de padecer un trastorno mental[8].

Consejos para mejorar tu sexualidad

- Comparte con tu entorno más directo tus sentimientos, pensamientos y emociones.

- Realiza ejercicio físico para mejorar tu bienestar y energía.

- Puedes tomar los suplementos FemmeUp con maca, damiana, ginkgo biloba y vitamina B6, para ayudar en la regulación hormonal y reducir los efectos de insomnio, fatiga, deseo sexual, entre otros.

- Acude a consulta profesional de psicología y, si quieres, prueba con terapia de pareja, puede ser enriquecedor y reparador.

- Recuerda que en FemmeUp tienes un servicio de consulta por mail con nuestras sexólogas que te responderán en 24/48h.

Además, os acercamos algunas herramientas de psicoterapia y de sexología, para que podrás investigar y probar:

  • Mindfulness: basado en la atención plena y consciente del presente, útil para el manejo de la ansiedad y para entender e identificar sensaciones experimentadas en cada momento[9].
  • Focalización corporal en la terapia en pareja: consiste en sesiones de caricias y observación de la pareja atendiendo a las sensaciones y buscando el aumento del disfrute y estimulación del otro. Eficaz para disminuir de forma gradual la ansiedad anticipatoria a las relaciones sexuales, a la vez que también incrementa la comunicación, la confianza e intimidad entre los miembros de la pareja.
  • Terapia de pareja centrada en las emociones (TCE): destacando las emociones como herramienta central para lograr el cambio en la pareja, indagando en las formas de apego entre los miembros de la pareja[10].
  • Método Gottman: este método tiene como objetivo reducir y trabajar el conflicto entre la pareja de forma verbal, aumentando así la intimidad, el afecto y el respeto, eliminando barreras entre la pareja y aumentando la capacidad de empatizar y de resolver los futuros problemas de la relación[11].
  • Lectura y visionado de erotismo en pareja: promueve la motivación y receptividad sexual.
  • Kinesiología del suelo pélvico: educación y aprendizaje de técnicas kinésicas orientadas a la salud de la musculatura pélvica, mejorando condiciones ginecológicas, urológicas etc. (para mejorar en casos de vaginismo, entre otros).
  • Técnicas de integración cerebral y terapias energéticas en trauma: basadas en la medicina oriental. El foco es la atención a la energía positiva y negativa de las emociones. Uso de una herramienta llamada gafas hemisféricas para estimular y procesar la información de los dos hemisferios de forma simultánea. De este modo, se consigue “destapar”, verbalizar traumas y resolver conflictos que interfieren en la salud sexual individual y dinámica de pareja.

Desde FemmeUp queremos combatir el estigma de la salud mental y empoderar a las mujeres para luchar contra ello, es por eso que si estáis en una situación en la cual necesitáis ayuda y no sabéis cómo pedirlo, no dudéis en contactar con nosotras.

Fuente:

(1) Parekh R. American Psychiatric Association. [Internet]. Arlington: American Psychiatric Association; 2017. What Is depression? [cited 2017 Febrero 2]. Citado y disponible en: https://psychiatry.org/patients-families/depression/what-is- depression?_ga=1.87298971.2039829062.1486300175.

(2) National Institute of Mental Health. NIMH. [Internet]. Bethesda: National Institute of Mental Health; 2009. Depresión [cited 2017 Febrero 2]. Citado y disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/depresion/index.shtml.

(3) Álvarez Ariza M, Atienza Merino G, González García A, Louro González A. Guiasalud. [Internet]. Madrid: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; 2015. Guía de práctica clínica sobre el manejo de la depresión en el adulto [cited 2017 Febrero 2]. Citado y disponible en: http://www.guiasalud.es/egpc/depresion/resumida/apartado02/diagnostico.html.

(4) OMS. Organización Mundial de la Salud. [Internet]. España: OMS; 2017. Depresión [cited 2017 Febrero 8]. Available from: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs369/es/.

(5) Garrido Ocaña JM. Forumclínic. [Internet]. Barcelona: Forumclínic; 2012. Depresión y problemas sexuales (I) [cited 2017 Marzo 28]. Citado y disponible en: http://www.forumclinic.org/es/depresi%C3%B3n/reportajes/depresi%C3%B3n-y-problemas- sexuales-i.

(6) ​​Clayton. A, Goldstein. I, Kim. N, Althof. S, Faubion. S, Faught. B, Parish. S, Simon. J, Vignozzi. L, Christiansen. K, Davis. S, Freedman. M, Kingsberg. S, Kirana. P, Larkin. L, McCabe. M, Sadovsky. R (2018). The International Society for the Study of Women's Sexual Health Process of Care for Management of Hypoactive Sexual Desire Disorder in Women. Mayo Clinic proceedings. 93(4):467-487.doi: 10.1016/j.mayocp.2017.11.002.

(7) Romi JC. Medicina Forense Perú. [Internet]. Perú; 2013. La sexualidad y las enfermedades psiquiátricas, influencia de la medicación [cited 2017 Marzo 28]. Citado y disponible en: http://medicinaforenseperu.org/media/documentos/20100212164335.pdf.

(8) Lois Lama A. Biblioteca de la Universidad de A Coruña (UDC). [Internet]. A Coruña: Facultade de Ciencias da Saúde; 2015. Percepción de personas con trastorno mental sobre su sexualidad, visión de sus familiares y profesionales sociosanitarios [cited 2017 Marzo 27]. Citado y disponible en: http://ruc.udc.es/dspace/bitstream/handle/2183/16792/LoisLama_Amaya_TFG_2015.pdf?sequence

(9) Simón, V. (2013). Mindfulness y psicología: presente y futuro. Informació psicològica, (100), 162-170. Jiménez. A, Maldonado. M. (2020). Terapia de Pareja Centrada en las Emociones. Revista Griot, 13, 1-20. Mordechai. J, Schwartz. J . (2008).

(10) Gottman Method Couple Therapy. En Clinical handbook of couple therapy (138-166). New York: The Guilford Press.

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.