¿Es seguro mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

¿Es seguro mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Practicar relaciones sexuales nos aporta muchos beneficios para nuestra salud, a todos los niveles, en las distintas etapas de nuestra vida. Pero, a pesar de que actualmente encontramos mucha información sobre sexualidad, sigue habiendo cierto desconocimiento sobre todo lo relacionado con el sexo durante la espera de la llegada al mundo de nuestro bebé.

Índice

Desmintiendo los mitos de mantener relaciones sexuales durante el embarazo

Cuando una pareja decide dar un paso adelante en su relación y formar una familia, da por hecho que va a haber una serie de cambios y que sus vidas ya no serán las mismas, sin significar esto que los cambios sean a peor. La búsqueda del bebé y el embarazo son vividos por ambos con mucha ilusión, siendo relatado por muchas parejas como una de las etapas más felices de su vida.

Sin embargo, a pesar de la alegría y las ganas con las que se vive, muchas veces puede afectar a la relación de pareja porque, por miedo o desconocimiento, dejamos a un lado otras cosas que formaban parte de nuestra rutina juntos, como las relaciones sexuales. Y es que existen muchos tabúes y mitos sobre este tema, que siguen muy asentados en la sociedad y que causan reparo y dudas a la hora de mantener relaciones, sobre todo por miedo a causar daños al bebé.

Para empezar, el sexo durante el embarazo no solo es seguro, sino que es muy recomendable, a no ser, por supuesto, que el embarazo sea de riesgo. Por lo general, y habiendo consultado antes con el médico y el ginecólogo, el sexo deberá restringirse en los casos en los que haya amenaza de aborto, amenaza de parto prematuro o sangrado activo.

Si el embarazo se está gestando de manera normal y no hay ninguna amenaza ni factores de riesgo, no hay ningún inconveniente en el coito. Es imposible que el bebé resulte dañado durante la penetración, ya que está protegido por el cuello del útero, por el tapón mucoso y por la bolsa amniótica.

Además, tampoco puede desembocar en un parto prematuro. Sin embargo, algunos médicos aconsejan mantener relaciones con frecuencia si ya se ha pasado de la semana 40, ya que en este caso sí puede ayudar a provocar el parto puesto que el esperma humano contiene prostaglandinas naturales, muy estimuladores para el útero y para ablandar el cuello del útero. También la estimulación de los pezones, ya sea durante el sexo o por una misma, puede provocar la liberación de oxitocina, una hormona que contrae el útero y madura el cérvix. No obstante, esto solo puede ayudar cuando el bebé ya está encajado y el cuerpo de la mujer está preparado para el parto, por lo que no te preocupes por un parto prematuro, ya que, si no hay motivos médicos de alarma, por mucho sexo que tengas el bebé no se adelantará.

Otro de los miedos de las mujeres es confundir las contracciones con las convulsiones que provocan los orgasmos. En caso de parto, las contracciones serán mucho más fuertes, duraderas y nada placenteras, por lo que no habrá ninguna duda de que el bebé ya está a punto de llegar. No te preocupes que no se confunden :).

Beneficios del sexo en el embarazo

Las relaciones sexuales durante el embarazo van a mejorar el bienestar de la mujer, ya que el sexo reduce los niveles de estrés que podemos sentir en esta etapa que puede llegar a abrumarnos.

Para el hombre, por su parte, puede resultar muy placentero y erótico el cuerpo de su pareja embarazada, lo que hará que disfrute más de las relaciones y las viva de manera distintas.

Para el bebé también es beneficioso, y es que recibirá más oxígeno y, además, la madre le transmitirá la relajación y tranquilidad que siente tras el orgasmo.

Y, como hemos mencionado, el sexo también puede ayudar a provocar el parto cuando el bebé ya está colocado a partir de la semana 40, gracias a la estimulación que hace el esperma en el útero.

Sin duda, es una buena etapa para disfrutar en pareja, crear un vínculo especial y esperar con ilusión al nuevo miembro de la familia, reforzando la unión de la pareja tanto como conjunto como individualmente.

Cambios de la libido en el embarazo

Es normal que a lo largo del embarazo haya veces en las que a las mujeres no nos apetezca mantener relaciones, sobre todo durante el primer trimestre, cuando el cansancio y el sueño hacen que nuestra libido y nuestro apetito sexual disminuya drásticamente en estos primeros meses con nuestra nueva condición física.

En cambio, en el segundo trimestre experimentamos un gran aumento del deseo e incrementamos nuestra actividad sexual, ya que aumenta nuestra sensibilidad y nuestra lubricación, y ya no tenemos tantos síntomas (como náuseas, mareos y cansancio) como en el primer trimestre. Es, sin duda, la etapa en la que más van a disfrutar tanto ellas como ellos.

Durante el tercer trimestre suele haber otra bajada de la libido, pero no como en el primero, donde son los síntomas los que se llevan nuestro deseo sexual. Varios estudios afirman que en la etapa final del embarazo, cuando ya está tan avanzado y el tamaño del vientre es tan grande, la mujer se siente menos atractiva, lo que hace que empeore su visión de sí misma, su confianza y, por lo tanto, su libido. Además, en esta etapa le cuesta encontrar posturas adecuadas para poder mantener relaciones sexuales de manera cómoda y sin dañarse.

La penetración no lo es todo…

No obstante, estos cambios en la libido de los que hablábamos no se dan igual en todas las mujeres y algunas puede que no tengan ganas de penetración en toda la gestación, y eso se debe respetar. Háblalo con tu pareja y buscad otras formas de intimidad y acercamiento… hay muchas más cosas que se pueden hacer aparte de la penetración.

El embarazo ha de vivirse como unos últimos meses de intimidad con la pareja, antes de que todo dé un giro de 180 grados. Son los últimos momentos en los que podremos estar a solas y sin preocupaciones, por lo que es un buen momento para fortalecer tu relación de pareja, con todo el cariño y felicidad que inunda esta etapa para ambos.

¿Qué posturas se pueden adoptar en el embarazo?

En cuanto a las posiciones, hasta que el embarazo no esté muy avanzado, se pueden mantener relaciones sexuales en casi cualquier postura, así que no hay que reducir o restringir la rutina sexual que teníamos antes del embarazo. En los últimos meses, cuando la barriga es más prominente, es más recomendable que la mujer esté arriba, ya que así podrá controlar la penetración y marcar ella el ritmo que necesite en cada momento.

Además, obtendrás mucho más placer porque durante el embarazo fluye más el riego sanguíneo por el suelo pélvico. Así, los orgasmos serán más intensos, y las contracciones ayudarán también a fortalecer el suelo pélvico. Esto será muy útil para la recuperación tras el parto, para recuperar la tonicidad de estos músculos, aumentar nuestro placer y evitar pérdidas de orina.

Fuente:

Aguilar, G. (2017, 3 noviembre). ¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

TodoPapás, www.todopapas.com. https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/cuando-estas-embarazada-es-normal-tener-ganas-de-hacer-el-amor-8058#Beneficios%20del%20sexo%20en%20el%20embarazo

El Diario. (2017, 1 noviembre). Sexo durante el embarazo: ¿hay algún riesgo o son todo beneficios? ElDiario.es. https://www.eldiario.es/consumoclaro/vida_sexual/sexo-embarazo-riesgo-beneficios_1_3095143.html

Hirsch, L. (2016, octubre). Sexo durante el embarazo (para Padres)

Nemours KidsHealth. Kids Health. https://kidshealth.org/es/parents/sex-pregnancy-esp.html

Rovati, L. (2020, 29 noviembre). Relaciones sexuales en el embarazo: cuáles son las mejores posturas y otras preguntas frecuentes. 

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp