¿Es el sexo efectivo contra el estrés?

¿Es el sexo efectivo contra el estrés?

El exceso de trabajo en nuestra rutina diaria puede provocar que, cuando lleguemos a la cama, lo único que queramos hacer sea dormir. Sin embargo, el sexo puede ser nuestro gran aliado para combatir el estrés del día a día, ya que nos aporta grandes beneficios tanto a nivel psicológico como físico.

Índice

¿Cómo nos afecta el estrés en nuestra vida íntima?

La vida es una montaña rusa: muchas veces estás en lo más alto, pero desde ahí empiezas a caer hacia abajo para luego volver a subir. Es normal que tengamos temporadas en las que nos sentimos pletóricas y que tan solo unos días después empecemos a sentirnos agobiadas, más deprimidas y más estresadas. El ritmo de vida actual y la permanente conexión con el mundo a través de las redes sociales e Internet hacen que cada vez nos cueste más desconectar del trabajo y del exterior.

El estrés nos afecta física y mentalmente. Comenzamos a sentirnos más cansadas físicamente, con los ánimos muy bajos y con un carácter irascible. Esto hace que no podamos ser nosotras mismas, lo que nos crea sentimientos de frustración y de baja autoestima.

Además, el estrés no sólo nos afecta a nosotras mismas, sino también a nuestra relación de pareja. El cansancio y el agobio nos disminuyen la libido y, si hay falta de comunicación con nuestra pareja, la relación se puede ver muy afectada, ya que también podemos llegar a sentirnos obligadas a responder a nuestra pareja sexualmente si no somos capaces de contarle cómo nos sentimos, y esto puede agravar nuestra autoestima. Cuanta más presión ejerzamos sobre nosotras mismas, peor preparadas estaremos para mantener relaciones. Una mente que no se relaja, llena de pensamientos, no permite disfrutar de las relaciones sexuales generando a veces incluso sequedad vaginal o falta de lubricación, cosa que dificulta las relaciones sexuales y puede hacerlas dolorosas.

¿Por qué el sexo reduce el estrés?

Es un hecho que el sexo tiene múltiples beneficios para la salud: conseguimos desde relajación hasta una piel más bonita. Pero ¿cómo puede el sexo combatir el estrés que sentimos en nuestro día a día?

- Para empezar, el estar con nuestra pareja y tener relaciones sexuales hace que liberemos una cantidad de hormonas que contribuyen a nuestro bienestar. Estas hormonas son las conocidas endorfinas, oxitocinas y serotoninas, que se encargan de la felicidad, del amor y de regular nuestro estado de ánimo y de nuestro apetito sexual, entre otras propiedades beneficiosas.

- Además, y no menos importante, se libera cortisol, que es la hormona del estrés. La liberación de todas estas hormonas nos hará sentirnos mejor anímicamente, y nuestra sensación de estrés se verá increíblemente reducida tras una sesión de sexo.

- Sabemos que el ejercicio y el deporte son una buena forma de liberar estrés. Por tanto, el sexo, como la actividad física que es, también lo libera. Tras una sesión de sexo, nos sentiremos más relajadas y en paz. Además, también sirve para quemar calorías, y nos ayudará a conciliar el sueño gracias a esa relajación que conseguimos.

- Varios estudios afirman que se favorece la creación de nuevas neuronas. Este proceso se llama neurogénesis, y es imprescindible para la creación de recuerdos y para la regulación de nuestro estado de ánimo, gestionando las emociones que experimentamos y contribuyendo a eliminar ese estrés que sentimos.

- Reduce los niveles de ansiedad. La ansiedad afecta de manera distinta a cada persona. Algunas mujeres notan un aumento en su deseo sexual. En cambio, la gran mayoría experimenta una gran bajada de su libido. El sexo puede mejorar esos niveles de ansiedad y estabilizarnos en un punto mucho más equilibrado, gracias a la liberación de las hormonas que hemos mencionado.

- Durante el sexo se dilatan los vasos sanguíneos, de manera que la sangre fluye mejor y se alivian los dolores. El sexo es muy beneficioso para el sistema nervioso y el circulatorio, y en realidad es la solución incluso para esos días en los que sentimos muchísimo estrés y nos duele la cabeza, aunque pueda servir como excusa y el sexo sea lo último que nos apetece.

- Lo bien que te sientes tras el orgasmo reduce el agobio del día a día. La duración media del orgasmo femenino está entre los 7 y los 15 segundos (20 para aquellas que, por ejemplo, hayan fortalecido y trabajado su suelo pélvico). En tan solo estos segundos nuestro estado mental puede cambiar por completo y podemos conseguir una relajación inmediata.

- El sexo siempre puede ser un juego y algo divertido. Podemos incluir en nuestras sesiones juguetes sexuales o elevar nuestra libido con afrodisíacos tan clásicos como el chocolate, o probar nuevos como la maca o la damiana. De este modo, veremos cómo nuestro deseo aumenta y percibimos el sexo como una actividad más entretenida y apetecible, que no entiende de estrés.

Nuestro objetivo es dejar de ver el sexo como una obligación y como algo puramente físico. Debemos entender el sexo como algo para disfrutar con nuestra pareja, con quien debemos tener plena confianza para hablar de lo que nos gusta y lo que no, y de cómo nos sentimos en cada momento. Sólo así dejaremos de verlo como una carga más u otra obligación cuando estamos estresadas, y empezaremos a verlo como una vía de escape y un modo de desconexión. En vez de nuestro enemigo, nuestro mejor aliado en las épocas de estrés.

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp