¿Qué es el rejuvenecimiento vaginal? ¿Aumenta el placer?

La edad, la menopausia y los embarazos hacen que perdamos tono, elasticidad y control de los músculos vaginales, lo que puede causar incomodidad y falta de placer en las relaciones sexuales. El rejuvenecimiento vaginal es una cirugía genital femenina que permite corregir o mejorar el aspecto de la vagina producido por el relajamiento de la misma. ¿Cómo se lleva a cabo? ¿Qué beneficios ofrece?

¿Por qué se produce el relajamiento vaginal?

El colágeno es la proteína más abundante en tu cuerpo. Es el componente principal de los tejidos conectivos que conforman varias partes del cuerpo, incluida la vaginal. La edad y la disminución de los estrógenos al llegar la menopausia hace que el cuerpo produzca menos colágeno, por lo que se produce un relajamiento de los músculos de la vagina, que pierden tono y elasticidad, apareciendo la hiperlaxitud vaginal.

Además, los embarazos y los partos afectan a los músculos de la vagina, sobre todo el parto fue instrumental (fórceps o ventosa).

La obesidad y el sobrepeso también pueden afectar a los músculos vaginales al hacer que soporten más peso de lo recomendable.

Problemas del relajamiento vaginal

El relajamiento de los músculos vaginales puede causar diversos problemas a la mujer:

- Incontinencia urinaria, es decir, pérdida voluntaria de orina, especialmente al toser, reír, hacer esfuerzos…

- Sequedad vaginal e irritación de las mucosas de la vagina al producirse atrofia en los tejidos.

- Disminución del placer sexual al aumentar el diámetro de la vagina, por lo que se nota menos el roce del pene en la penetración y se tiene una sensación de amplitud vaginal.

- Incomodidad y molestia al hacer ejercicio físico o a vestir prendas ajustadas si los labios externos e internos pierden mucha elasticidad.

- Problemas de autoestima, inseguridad y vergüenza al no gustar la forma de los genitales, lo que puede afectar también a las relaciones sexuales al no querer que otra persona vea esa zona.

Beneficios del rejuvenecimiento vaginal

- Mejora la elasticidad vaginal al producir más colágeno.

- Aumenta la lubricación vaginal al regenerar la mucosa y estimular el colágeno, lo que aumenta la lubricación natural de la vagina, evitando la sequedad vaginal.

- Aumenta el placer sexual al estrechar el canal vaginal e incrementar la sensibilidad clitoriana, lo que también facilita los orgasmos.

- Evita la incontinencia urinaria al tensar los músculos del suelo pélvico. Al tensarse de nuevo las paredes vaginales, también vuelve a su posición original el canal uretral, reduciendo la incontinencia urinaria.

¿Cómo se realiza el rejuvenecimiento vaginal?

El rejuvenecimiento vaginal es un procedimiento de cirugía estética genital femenina que permite corregir o mejorar el aspecto y equilibrio de la vagina. Existen diversas técnicas para llevar a cabo este proceso:

1. Labioplastia: consiste en mejorar el aspecto de los labios mayores y menores cuando son muy grandes o están muy flácidos y colgones, lo que puede causar incomodidad en las relaciones sexuales y problemas de higiene íntima. La cirugía reduce el tamaño y la flacidez, haciendo que parezcan más jóvenes y bonitos.

2. Lipoplastia vulvar: es un procedimiento similar a la liposucción corporal, pero se aplica en los labios mayores y el monte de Venus. Esta liposucción consigue un contorno exterior más atractivo al eliminar el exceso de grasa.

3. Labioplastia de aumento: sirve para aumentar el grosor de los labios para alisarlos y minimizar arrugas, mejorando su apariencia.

4. Perineoplastia: consiste en reparar estética y funcionalmente el periné cuando está muy descolgado. Se mejora la elasticidad de la zona, mejorando también el placer en las relaciones sexuales.

5. Vaginoplastia: es un procedimiento que rejuvenece la vagina al tensar los músculos vaginales, moldear y quitar tejidos sobrantes para hacerla más pequeña. Se remueve el exceso de la mucosa vaginal, aumentando la firmeza de la vagina, lo que mejora el placer en las relaciones sexuales, las sensaciones y le da un aspecto más joven a la vagina.

El procedimiento dura más o menos según el tipo de cirugía. Esta cirugía es de carácter ambulatorio y se realiza con anestesia epidural o general. Suele realizarse mediante láser, por lo que es una operación sencilla y poco dolorosa.

La recuperación suele llevar de 3 a 4 días. Después, se puede volver al trabajo, pero se debe evitar el ejercicio físico durante un tiempo. El sexo no se debe retomar hasta pasadas 4 semanas. El riesgo más frecuente es la infección, por lo que se suelen administrar antibióticos.

Lo más recomendable es realizar la cirugía inmediatamente finalizada la menstruación para evitar el riesgo de infección y evitar dolor e incomodidad si la regla viene en medio de la recuperación.

Se aconseja no fumar en los días previos y posteriores a la intervención ya que el tabaco puede causar cicatrices más gruesas y oscuras y mayor tiempo de cicatrización.

Evita ropa interior ajustada y que no sea de algodón.

¿Realmente aumenta el placer?

Ahora que ya sabemos en qué consiste el rejuvenecimiento vaginal, llega la hora de plantearse si realmente aumenta el placer y es efectiva. Para empezar, debemos tener en cuenta que, como la mayoría de cirugías estéticas, puede ayudarnos en la medida en que sintamos que tenemos un defecto corporal que queremos arreglar con el que nos sentimos inseguras, bajas de autoestima y que afecta a nuestra vida al impedirnos, por ejemplo, intimar con alguien por vergüenza. Si es nuestro caso, por supuesto que estos procedimientos pueden ayudarnos a sentirnos mejor y mejorar nuestras relaciones sexuales e íntimas.

Pero estos procedimientos no son solo estéticos, sirven también para mejorar la elasticidad, firmeza, tono, tamaño… de los labios externos, internos, la vagina y el periné. Como decíamos, el relajamiento de los músculos vaginales puede causar problemas de incontinencia, irritación, incomodidad y poco placer en la penetración. Por eso, estas intervenciones pueden también mejorar ciertos problemas de salud y aumentar el placer, sobre todo en mujeres con la vagina muy distendida.

No obstante, no pienses que estas cirugías solucionarán todos tus problemas sexuales ya que la falta de placer en las relaciones sexuales puede deberse a muchos motivos: falta de comunicación con la pareja, dolor en la penetración a causa de la sequedad vaginal, prácticas que no nos resultan agradables, falta de libido, etc. Por eso, lo primero que debes hacer es analizar la causa de tus problemas sexuales para ver si realmente estas cirugías pueden ayudarte. Consulta a un profesional de medicina y ginecología especializado en el tema.

Además, para muchos casos puede que sea necesario con adoptar medidas menos drásticas que una cirugía estética, como fortalecer el suelo pélvico mediante ejercicios como los de kegel o aplicar ácido hialurónico en la zona, sin necesidad de cirugía. O hablar con tu pareja para explicarle qué posturas o experiencias te hacen gozar.

Los expertos aseguran que estas técnicas son muy efectivas para personas que han perdido su elasticidad, pudiendo mejorar las relaciones sexuales hasta en el 95% de ellas. Además, las mujeres que se han sometido a esta cirugía afirman haber recuperado el orgasmo vaginal perdido, tener una mejor sensación vaginal y obtener el orgasmo en menos tiempo.

No obstante, como decíamos, no son útiles para todos los problemas, por lo que debes asegurarte de que esto es lo que quieres y lo que necesitas antes de someterte a ello. Infórmate bien, busca una buena clínica y recuerda que tú tienes la última palabra.

Fuente:

Rejuvenecimiento vaginal: Dale más vida a tu cuerpo. Luis Rodríguez Terry. https://www.aarp.org/espanol/salud/vida-saludable/info-2018/rejuvenecimiento-vaginal-vaginoplastia-labioplastia-rodriguez-terry.html

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.