¿Qué es el fetichismo? ¿Cómo afecta a la vida sexual?

El fetichismo es una de las parafilias más comunes y consiste en la excitación sexual intensa a través de un objeto inanimado (el fetiche). Es decir, excitarse viendo o tocando un objeto que puede ser un zapato, ropa interior, una parte del cuerpo… Siempre que no produzca angustia ni disfunción no se considera un trastorno, tan solo algo que nos puede ayudar a disfrutar aún más del sexo. Por lo tanto, si te excitas tocando los zapatos de tu pareja, no te preocupes pensando que te pasa algo malo. Sigue leyendo para acabar con los tabús en torno al fetichismo.

¿Qué es el fetichismo?

Como decíamos, el fetichismo es una de las parafilias más comunes. Las parafilias son comportamientos sexuales atípicos que cambian según la mentalidad de la época ya que, por ejemplo hace 50 años, la masturbación era considerada como tal.

El fetichismo es la excitación sexual a través de un objeto inanimado o una parte del cuerpo que no está relacionado directamente con el sexo. Los sujetos feticihistas pueden ser cualquiera, no a todas las personas fetichistas les excita lo mismo. No obstante, sí que es cierto que existen algunos fetiches que son más comunes:

- Podofilia (pies)

- Urolagnia (orina)

- Retifismo (zapatos)

- Otofilia (orejas)

- Misofilia (ropa interior)

Causas del fetichismo

Muchas son las teorías que han ido surgiendo a lo largo de las décadas para explicar las causas del fetichismo, pero no existe ninguna definitiva aceptada por toda la comunidad científica. Una de las más extendidas es la teoría del condicionamiento. Según esta teoría de sexología, el fetichismo es una reacción a un evento que se produjo en la infancia. Una experiencia concreta en nuestros primeros años de vida causaría esa asociación que se crea entre ese objeto determinado y la excitación sexual, asociación que se mantendría hasta la edad adulta.

Esto sucede porque aprendemos a reconocer características sexuales durante la infancia. Por eso, vincular algún objeto con el sexo en esta etapa podría hacer que, al llegar la pubertad, encontremos que ese objeto nos despierta el deseo sexual.

No obstante, para otros, el fetichismo no se desarrolla en la infancia, sino más bien durante la pubertad, sobre todo cuando se inician las prácticas de masturbación.

Entonces ¿puedo disfrutar de mis fetiches en pareja?

Considerados algo perverso y tabú durante muchos años, en parte por las interpretaciones del psicoanálisis freudiano que consideraba que estos fetiches eran símbolos del pene y del miedo a la castración y que solo se daba en el sadomasoquismo, lo cierto es que la liberación del mundo sexual y de todo lo relacionado con las prácticas sexuales ha hecho ver que tener un fetiche no tiene por qué ser algo malo ni mucho menos y que, de hecho, es mucho más habitual de lo que se cree, el problema es que es algo de lo que casi nadie habla.

Por lo general, el fetichismo es una “ayuda” en la conducta sexual normal que no se considera trastorno porque, sencillamente, es un estímulo más en una relación sexual satisfactoria. Como decíamos, mientras no produzca angustia ni disfunción, no hay que considerarlo un problema.

Así que si llevas años ocultando a tus parejas que te excita muchísimo lamerles los pies o tocar sus zapatos mientras mantenéis relaciones sexuales, es hora de que destapes este “secreto” y le cuentes a tu pareja lo que realmente te apetece hacer para excitarte y disfrutar más durante el sexo.

No tiene por qué ser algo que necesites hacer siempre, tan solo algo que te apetezca hacer a veces para cambiar un poco las rutinas y darle una vida nueva a vuestras relaciones sexuales. Al igual que otras prácticas, como el uso de juguetes sexuales o el bondage, pueden ser positivas siempre que ambos miembros de la pareja estén de acuerdo en llevarlo a cabo.

Si le planteas a tu pareja tu fetiche y se siente incómodo, no debes obligarle, tan solo hacerle ver que es algo que puede haceros disfrutar más a ambos, ya que si tú disfrutas más, él también lo hará. Pero siempre desde la comprensión y el respeto, nunca desde la imposición.

¿Y si los fetiches los tiene tu pareja y no te sientes cómoda con ellos?

De igual modo que no debes imponer ninguna práctica sexual a tu pareja si no se siente cómodo con ella, tampoco tu pareja debe hacerlo contigo. No obstante, hay que intentar ser abiertos ante los deseos sexuales del otro. Cuando te plantee su fetiche, escúchale con la mente abierta y tratando de entender lo que busca y por qué. Quizá de primeras te resulte raro, pero luego puede convertirse en una práctica más.

Pero si te pide algo que no quieres hacer, por ejemplo, orinarle encima, no debes ceder solo por complacerle. Debe respetar tus deseos. Si no es así, trata de imponerlo, de obligarte o notas que está obsesionado con el tema, quizá sí sufre un trastorno que deba consultar con un profesional de psicología.

¿Puede ser el fetichismo un trastorno?

Solo son consideradas trastornos cuando esas fantasías o impulsos sexuales provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto. Es decir, se vuelven obsesivas y afectan a la vida del que las presenta.

Si el fetiche se convierte en un elemento necesario para la excitación sexual, no produciéndose de otro modo, y limita la vida sexual, sí puede ser un trastorno.

Para que sea considerado un trastorno deben darse las siguientes condiciones:

- provoca malestar a la persona

- causa deterioro funcional del individuo

- el fetiche se convierte en algo obsesivo y necesario para el sexo

- afecta a las relaciones personales

Estas condiciones deben presentarse durante, al menos, seis meses.

En este caso, sí es un trastorno que debe ser tratado mediante psicoterapia.

Redacción: Irene García, Directora de Contenidos de Fourcats Media

Fuente:

  • Mena, María Inés (2010). Fetichismo-fetiche en la era de la globalización. II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

 

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.