Libido en las mujeres a los 60 años

Los cambios en la libido causados por la menopausia, junto con los cambios fisiológicos normales del envejecimiento, pueden hacer que la libido de las mujeres de 60 años disminuya, aunque algunas pueden experimentar un rejuvenecimiento sexual a esta edad.

Cambios en la sexualidad femenina a los 60 años

La menopausia marca un antes y un después para la mujer en muchos aspectos, ya que implica el final de la vida fértil y, además, la disminución de los estrógenos que provoca este proceso hace que la mujer experimente una serie de síntomas y molestias que pueden durar varios años.

Los síntomas principales de la menopausia son sofocos, sequedad vaginal, insomnio, irritabilidad, dolor de cabeza y disminución de la libido.

Asimismo, es normal que la sequedad vaginal provoque dispareunia o dolor en las penetraciones al haber menos lubricación natural, lo que también afecta al sexo.

Los cambios de humor, la ansiedad o los problemas para dormir también afectan a la vida sexual de las mujeres en esta etapa de su vida.

La menopausia suele llegar a los 50 años y sus efectos se pueden experimentar hasta 4 o 5 años, lo que se conoce como postmenopausia. Pero, a veces, puede retrasarse y llegar entre los 55 y los 60 años, por lo que algunas mujeres de 60 años experimentan problemas sexuales relacionados con la disminución de los estrógenos y la llegada de la menopausia.

Por otra parte, el envejecimiento, un proceso natural que sufrimos todos a medida que cumplimos años, puede notarse más desde los 60 años. Cansancio, problemas para dormir, dolores articulares, cambios en el metabolismo, aparición de arrugas… cualquier cambio que afecte a nuestro organismo, ya sea a nivel físico o mental, tiene su repercusión en nuestra vida sexual ya que esta está muy ligada a nuestras emociones, nuestra estado físico, nuestra salud, nuestras hormonas… por lo que, si llegas a los 60 años en baja forma y con problemas de pareja, trabajo o salud, es normal que tu vida sexual y tu libido se resientan.

¿Todas las mujeres sufren problemas de libido?

Mucha gente cree que el sexo se acaba cuando nos acercamos a la tercera edad y que, llegada una edad como los 60 años, es algo prácticamente inexistente y anecdótico y que ya no se tienen ganas de sexo. Pero es totalmente falso. Como decíamos, las ganas de sexo y la libido se ven influidas por muchos factores, por lo que es posible que, con 60 años, notes menos deseo sexual, pero también es posible que tengas más ganas que nunca y que te encuentres en un momento de tu vida totalmente pleno, incluso en el terreno sexual.

Si bien es cierto que los niveles hormonales cambian a medida que envejecemos, esto no necesariamente disminuye la libido. De hecho, para las mujeres, la libido a menudo aumenta después de la menopausia. Una vez se equilibran las hormonas tras la postmenopausia, muchas mujeres notan cómo sus niveles de libido aumentan, lo que suele pasar a los 60 años para todas aquellas mujeres que hayan tenido la menopausia hacia los 50 años.

La libido de las personas mayores puede verse reducida por enfermedades crónicas (como la diabetes y la enfermedad cardíaca), los efectos secundarios de los medicamentos (medicamentos antihipertensivos, por ejemplo), la infelicidad y el aburrimiento matrimoniales. Por lo tanto, no se debe al envejecimiento en sí, sino a circunstancias que se pueden dar a esta edad, pero que no se tienen que dar en todas las personas, por lo que no es obligatorio experimentar esta disminución de la libido. Si te cuidas y cuidas tus relaciones, puedes tener la libido mejor que nunca y disfrutar del sexo como nunca.

De hecho, son muchas las mujeres de esta edad que afirman que el sexo puede ser mejor que en la juventud y los orgasmos más intensos ya que con 60 años ya sabes lo que quieres y lo que no, lo que necesitas para disfrutar, tienes confianza con tu pareja para pedirle lo que necesitas, ya no sientes vergüenza y puedes disfrutar sin tapujos de tu cuerpo y tu sexualidad. Sin contar con que ya no tienes que preocuparte de los embarazos, por lo que tienes una mayor libertad.

¿Cómo mejorar la vida sexual con 60 años?

En resumen, no todas las mujeres tienen problemas sexuales llegadas a los 60 años, pero si eres de las que notan disminución de la libido, dolor o sequedad vaginal, echa un ojo a estos consejos:

1. Si tienes sequedad vaginal, usa un lubricante natural. Ayudará también a no experimentar dolor en las relaciones.

2. El sexo no es solo la penetración. Lo importante es la intimidad y el placer que se experimenta con la pareja. Habla con él y dile lo que te pasa y lo que necesitas para poder disfrutar de nuevo del sexo.

3. Disfrutad de los preliminares: un baño romántico, masajes, caricias… A esta edad los hijos suelen haberse ido de casa y se tiene más tiempo para la pareja, así que aprovechad para tener relaciones sexuales sin prisa.

4. No te centres en el orgasmo o el rendimiento sexual, lo importante es pasar un rato en pareja disfrutando el uno del otro.

5. Cuídate, sigue una dieta sana, haz ejercicio físico y descansa para sentirte bien.

6. Si tienes problemas con tu pareja, podéis acudir a un terapeuta o psicólogo que os ayude a resolver vuestros problemas emocionales y sexuales.

7. Existen algunos suplementos que pueden ayudarte en las temporadas que notes la libido más baja.

Y, sobre todo, recuerda que el sexo no tiene edad y que puedes –y debes- seguir disfrutando de él. Ante cualquier problema relacionado con el sexo, lo mejor es averiguar la causa y buscar una solución. No te des por vencida ni pienses que con 60 años el sexo se acabó para ti.

Fuente:

Scielo: http://www.scielo.org.co/pdf/aven/v25n2/v25n2a12.pdf

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.