La historia de los juguetes sexuales

Son cientos de opciones las que encontramos en las tiendas cuando decidimos dar el paso de comprarnos un juguete erótico. Distintas funciones, sensaciones, tamaños, colores… que nos aportan grandes beneficios, diversión y variedad en nuestra rutina. Pero ¿cuándo surgieron los juguetes sexuales? Conoce un poco más de este mundo lleno de posibilidades.

Orígenes de los juguetes

Es muchísimo lo que se ha avanzado en todo lo que a sexualidad se refiere, incluyendo los juguetes sexuales. Y es que, aunque nos resulte difícil pensarlo, han pasado miles de años desde que se crearon los primeros.

 Dildos: sus orígenes se remontan en torno al año 1000 a.C. y nos trasladan, sobre todo, a la Antigua Grecia (pero también a Egipto y al Imperio Romano), donde se hacían figuras de cera imitando la forma del pene. Además, tallaban “olisbos”, que eran penes de madera que se lubricaban con aceite de oliva y que sólo podían utilizar aquellas mujeres que estuvieran solteras (era impensable que una mujer casada obtuviera placer por otra vía que no fuera su propio matrimonio). En Oriente Medio los dildos,, antes llamados consolador, se hacían con heces de camello, que se cubrían con resina.

 Anillos: también fueron de los primeros juguetes en surgir. Lo que hoy conocemos como anillos para poner en la base del pene tiene su origen en China, también hace miles de años, donde los hombres rodeaban su miembro con una cuerda (por lo general de pelo animal) para poder mantener la erección durante el mayor tiempo posible.

 Vibradores: al contrario que el resto, los vibradores no tenían como objetivo dar placer. Se crearon en el siglo XIX como una herramienta médica para tratar la histeria femenina, “enfermedad” (actualmente desacreditada) que englobaba desfallecimientos, retención de líquidos, insomnio, pérdida del apetito, dolores de cabeza e irritabilidad, entre otros síntomas. Así, el vibrador aliviaba las “tensiones sexuales femeninas”, que a día de hoy los científicos achacan a la frustración sexual que vivían las mujeres en la época, que todavía sufrían represión por no poder obtener placer a través de nada más allá de sus parejas. A modo de curiosidad, los vibradores fueron de los primeros objetos para el hogar en ser electrificados.

 Bolas chinas: llamadas Ben Wa o bolas de Geisha, tienen ya unos 1.500 años de antigüedad. Son, quizás, de las que menos han cambiado, puesto que siempre han tenido el mismo objetivo: tanto proporcionar placer como fortalecer la musculatura del suelo pélvico.

 Masturbadores masculinos: en Japón, en el siglo VII, se llevaba a cabo el Kokigami, que era una práctica sexual en la que la mujer envolvía el pene del hombre con una figura de papel de seda. Este es un origen más que claro de los masturbadores masculinos que encontramos hoy en el mercado.

 Afrodisíacos: sí, también llevan utilizándose cientos de años, tanto para consumirlos para elevar la libido y despertar el apetito sexual, como para usarlos durante las relaciones sexuales. La miel y la menta eran de los más utilizados.

 Muñecas hinchables: antes se las llamaba “damas de viaje”, ya que se inventaron en torno al año 1600 para que acompañaran a los marineros en sus travesías. Al principio eran montones de tela que intentaban imitar el cuerpo femenino, y no fue hasta el siglo XX cuando, gracias a la evolución de los materiales, pudieron adoptar una forma más realista y más parecida a lo que conocemos hoy.

Los juguetes sexuales de hoy

Hoy, en 2021, podemos decir que hemos dejado atrás esa visión retrógrada sobre la imposibilidad de la mujer de obtener placer por y para sí misma. La liberación y revolución femenina se ha visto también reflejada en el ámbito sexual, y ahora podemos encontrar en los sex shops una gran cantidad de opciones para todos los gustos y para distintas situaciones, con diseños muy innovadores y materiales que mucho se alejan de aquellos utilizados hace cientos de años.

Además, dentro de esta gran variedad, encontramos una novedad con respecto al pasado: los juguetes ya no sólo se centran en la estimulación vaginal, sino que ya los hay que estimulan el clítoris (a través del cual obtenemos mayor placer gracias a todas sus terminaciones nerviosas), o los que estimulan tanto clítoris cómo vagina para mejorar el sexp y las relaciones sexuales.

Así, ya puedes disfrutar del placer en cualquier momento y en cualquier lugar, cuando tú quieras, sola o con tu pareja. Y, si queréis recibir placer ambos a la vez, también existen juguetes sexuales con este fin, que estimulan tanto a ti como a tu pareja de manera simultánea.

Es increíble cómo ha avanzado la salud sexual, ¿verdad? Y seguro que le queda mucho más por avanzar: es un ámbito en constante renovación, gracias también a la renovación de los gustos y necesidades de las personas.

¿Conocías los primeros juguetes sexuales de la historia?

Fuente:

Aproximación al maravilloso mundo de los juguetes sexuales. (2016). Aide Psicología Sexología Pareja. https://aidepsicologia.com/wp-content/uploads/2016/11/6- juguetessexuales.pdf

Martín Castresana, P. (2020, 5 octubre). La histeria femenina y el invento del vibrador. DAMAR | Psicología y Nutrición en Bilbao. https://www.centrodamar.com/la-histeria- femenina/

Tenas, G. (2018, 30 mayo). Los juguetes sexuales en la antigüedad. Información. https://www.informacion.es/sociedad/2018/05/30/juguetes-sexuales-antigueedad- 5761793.html

 

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.