Autoestima y sexualidad: ¿cómo afecta una baja autoestima a tu vida sexual?

¿Alguna vez te has preguntado cómo afecta la autoestima a tu vida sexual? ¿Sientes que tus inseguridades dificultan que puedas disfrutar? Si es así, decirte que no estás sola: la valoración que tengamos de nosotras mismas repercute en gran medida en nuestra sexualidad. Pérdida de la libido, falta de iniciativa a la hora de tener relaciones sexuales o dificultades para desnudarse delante de tu pareja, son algunas de las consecuencias que una baja autoestima puede tener en ti. Por eso, es importante que sepas cómo todo ello puede afectar a tu vida sexual. ¡Vamos allá!

Autoestima, sexualidad y tú

La autoestima, o también conocida como amor propio o amor hacia una misma, constituye uno de los pilares más importantes de nuestra salud y nuestro bienestar. Es un constructo complejo que engloba infinitud de aspectos de nuestras vidas y que, a su vez, viene determinado por las creencias que tengamos, nuestros comportamientos y la manera que tengamos de relacionarnos con nosotras mismas, así como también por cómo nos tratamos y valoramos [1].

Por otra parte, la autoestima es cambiante. Conforme pasan los años va cambiando y modificándose según el momento vital en el que nos encontremos, en función de las experiencias que vivamos y la manera cómo las vivamos. Otros aspectos como la presión social, los cánones de belleza inalcanzables (y a menudo poco saludables), entre otros, condicionan también nuestra forma de vernos y valorarnos. En nosotras, además, junto a los factores sociales, está también el impacto de nuestras etapas reproductivas, que a menudo provocan cambios físicos y psicológicos que llegan a comprometer seriamente nuestra autoestima. La hinchazón propia de la menstruación, el aumento de peso durante el embarazo, la nueva imagen corporal tras el posparto, la redistribución de peso durante la menopausia, los cambios hormonales y emocionales… e infinitud de ejemplos más, pueden llegar a afectar seriamente nuestra salud mental y hacernos sentir rechazo por nuestra imagen corporal. Todo ello, a su vez, puede derivar en inseguridad y en una baja autoestima, lo que a su vez condicionará la calidad de nuestra vida sexual [4, 5].

¿Cómo afecta la autoestima a mi vida sexual?

Llegados a este punto quizá te preguntarás “¿y de qué manera puede afectar la autoestima a mi vida sexual? Pues bien, afecta de maneras diversas en muchos aspectos distintos de nuestra vida, y sobre todo en la sexualidad. ¡Sigue leyendo y lo entenderás!

Para muchas mujeres, el sexo es un aspecto importante de nuestra calidad de vida. A lo largo de los años ocurren cambios que pueden afectar a nuestra apariencia. Ya sean cambios físicos (un embarazo, la llegada de la menopausia, problemas de salud varios), cambios psicológicos (problemas para dormir, alteraciones en el estado de ánimo, situaciones estresantes), cambios socioculturales (cambios en nuestras expectativas, un incremento de roles: ser madre, pareja, trabajadora, abuela...) y también cambios en nuestras relaciones personales (pérdida de la pareja, aparición de problemas sexuales o de salud en la pareja), y mucho más [6].

A menudo, el foco de estudio sobre el impacto de nuestra imagen corporal en la autoestima está dirigido a la adolescencia y la pubertad, pues es considerada una etapa vulnerable y clave en nuestro desarrollo [7]. Sin embargo, es importante también saber cómo se ve afectada la percepción de nosotras mismas al volvernos madres, o cuando llega la menopausia. Durante el embarazo y la menopausia, por poner algunos ejemplos, a menudo incrementa nuestra grasa corporal debido, entre otras cosas, a la fluctuación de las hormonas sexuales. Todo ello, inevitablemente, acaba por alejarnos de los ideales de “delgadez y juventud” establecidos por la sociedad, lo que puede desencadenar en una pérdida de nuestra autoestima [5]. Por suerte, cada vez más estudios centran su atención en las mujeres adultas y muestran lo mucho que la baja autoestima puede afectar a nuestra sexualidad.

Por ejemplo, Afshari y cols. (2016), en su estudio realizado con 437 mujeres de entre 45 y 60 años, analizaron la relación entre la imagen corporal y la satisfacción sexual de las mujeres. Vieron que aquellas con una autoestima más baja tenían una peor valoración y disfrute de su sexualidad, y que tanto el deseo sexual, la excitación como el orgasmo mejoraban a medida que aumentaba la valoración que tenían de sí mismas [9]. En otros estudios, como el de Ackard et al. (2000), con una muestra de 3.627 mujeres, observaron que tan sólo un 39,8% del total se mostraba satisfecha con su cuerpo y vieron, además, cómo las mujeres con buena autoestima reportaron más actividad sexual, más orgasmos y mayor iniciativa a la hora de iniciar relaciones sexuales, así como también mayor comodidad a la hora de desnudarse delante de su pareja, cosa que no se observó en aquellas mujeres con puntuaciones más bajas de autoestima o insatisfacción con su imagen corporal [10].

En 2019, en un estudio llevado a cabo por Thomas y su equipo, con mujeres sexualmente activas de entre 45 y 60 años, observaron que el hecho de sentirse atractiva era una razón de peso de cara a tener más deseo sexual. Las mujeres que se sentían inseguras y demasiado conscientes de sus cuerpos expresaron que ello tenía un impacto negativo en su satisfacción sexual, mientras que aquellas que se sentían seguras de sí mismas y atractivas referían tener una mejor satisfacción sexual y mayor placer, incluso ante los cambios que hubieran podido tener en sus cuerpos [11].

No es ningún secreto que el hecho de cómo de atractivas nos sintamos repercute en nuestra autoestima, y es algo que nos afecta a lo largo de toda la vida. Davison y McCabe (2005) vieron que, en general, las mujeres de todas las edades reportan una peor autoestima y mayor preocupación por su imagen, y que especialmente aquellas de entre 30 y 40 años eran las más vulnerables a sentir insatisfacción por sus cuerpos y una mayor tendencia a ocultarlos, por ejemplo, vistiendo con ropa ancha y holgada [12]. Y, aunque pueda parecer que no va más allá de sentir inseguridad por nuestro físico, la baja autoestima puede también estar provocada por cambios en nuestro cuerpo debido a factores externos como intervenciones quirúrgicas (como mastectomías por cáncer de mama) [13], o problemas como el vaginismo o la dispareunia [14]. La dispareunia, o dolor durante las relaciones sexuales, por desgracia, es una de las disfunciones sexuales más comúnmente reportadas en mujeres premenopáusicas menores de 40 años, con una prevalencia del 15 al 21%, tal y como citan Pazmany y cols. (2013), por lo que no es de extrañar que sea también un motivo de peso que comprometa nuestra valoración personal.

En definitiva, todos los cambios que vivimos, sean físicos o psicológicos, sean propios de la edad o a causa de factores externos, repercuten en nuestra sexualidad, provocando desde una pérdida de la libido, una menor frecuencia de relaciones sexuales, una falta la lubricación vaginal, hasta problemas para llegar al orgasmo [6].

Qué puedes hacer tú: consejos para mejorar tu autoestima

Así pues, es evidente que tener una buena autoestima es fundamental para poder disfrutar de nuestra sexualidad [3]. Y es que, por sorprendente que pueda parecer, los problemas de autoestima no solo ocurren durante la adolescencia, sino que es algo con lo que nos podemos encontrar en cualquier etapa de nuestra vida.

Unas expectativas poco realistas de lo que son las relaciones sexuales, como por ejemplo pensar que debemos llegar al orgasmo al mismo tiempo que nuestra pareja, o que el sexo debe tener una duración determinada, entre otros, pueden generarnos una imagen idealizada y hacernos creer que hay algo mal en nosotras o con nuestros cuerpos, lo que a su vez condiciona en gran medida nuestra autoestima [3, 9].

Aspectos como hacer un cambio en tu comportamiento sexual (y en el de tu pareja), así como una reorganización de prioridades en los distintos aspectos del sexo, han mostrado ser efectivos de cara a mejorar la calidad de tu vida sexual. La importancia de la comunicación, así como el amor, la comprensión y el respeto mutuos ante las necesidades de cada uno, son esenciales de cara a experimentar nuevas formas de intimar [6].

A pesar de lo común que resulte que las mujeres experimentemos multitud de cambios en nuestro cuerpo, no es tanto el qué nos ocurre, sino cómo respondemos a esos cambios, lo que determinará en gran parte la valoración que tengamos de nosotras mismas [11]. Y es que, tal y como comenta la psicóloga Ana Lombardía: “Según cómo te veas a ti misma y cómo percibas tu atractivo físico, va a variar la forma en la que te enfrentes a las relaciones sexuales. Igual que la ansiedad, el estrés o la depresión pueden inhibir por completo nuestra libido, una mala relación con nosotras mismas también” [2].

Es por ello que desde FemmeUp te animamos a fomentar tu autoestima. No dudes en consultar profesionales de la psicología si sientes que lo necesitas, pues te aportarán muchas herramientas útiles para poder trabajar en tu amor propio y tu valía. ¡Nunca es tarde para que empieces a valorarte y quererte tal y como eres!

Fuente:

[1] Mitjana, L. R. (2021). Qué es la autoestima: definición, significado y tipos de autoestima. Diario Femenino. Recuperado de: https://www.diariofemenino.com/articulos/psicologia/autoestima/que-es-la-autoestima-definicion-significado-y-tipos-de-autoestima/

[2] Sierra, I. (2021). Autoestima y relaciones sexuales: ¿cómo influye la autopercepción en el placer? Women’s Health. Recuperado de: https://www.womenshealthmag.com/es/salud-bienestar/a36827197/autoestima-y-relaciones-sexuales-como-influye/

[3] Lemos, R. (2020). ¿Cómo influye la autoestima a la hora de mantener relaciones sexuales? Salud 20minutos. Recuperado de: https://www.20minutos.es/noticia/4250055/0/como-influye-la-autoestima-en-las-relaciones-sexuales/?autoref=true

[4] Lemos, R. (2017). La autoestima influye en tu vida sexual. Mejor con Salud. Recuperado de: https://mejorconsalud.as.com/la-autoestima-influye-en-tu-vida-sexual/

[5] Tiggemann, M. (2004). Body image across the adult life span: stability and change. Body Image, 1(1), 29–41. https://doi.org/10.1016/s1740-1445(03)00002-0

[6] Thomas, H. N., Hamm, M., Hess, R., & Thurston, R. C. (2018). Changes in sexual function among midlife women: “I’m older... and I’m wiser”. Menopause, 25(3), 286–292. https://doi.org/10.1097/gme.0000000000000988

[7] McGuinness, S., & Taylor, J. E. (2016). Understanding body image dissatisfaction and disordered eating in midlife adults. New Zealand Journal of Psychology, 45(1), 4–12. https://www.psychology.org.nz/journal-archive/Body-Image-.pdf

[8] Buri Guamán, G. E., & Parada Muñoz, K. R. (2020). Análisis relacional entre la imagen corporal, la satisfacción sexual femenina y factores sociodemográficos [TFG - Universidad del Azuay, Ecuador]. http://dspace.uazuay.edu.ec/handle/datos/9631

[9] Afshari, P., Houshyar, Z., Javadifar, N., Pourmotahari, F., & Jorfi, M. (2016). The Relationship Between Body Image and Sexual Function in Middle-Aged Women. Electronic physician, 8(11), 3302–3308. https://doi.org/10.19082/3302

[10] Ackard, D. M., Kearney-Cooke, A., & Peterson, C. B. (2000). Effect of body image and self-image on women's sexual behaviors. International Journal of Eating Disorders, 28(4), 422–429. https://doi.org/10.1002/1098-108X(200012)28:4<422::AID-EAT10>3.0.CO;2-1)28:4<422::AID-EAT10>3.0.CO;2-1

[11] Thomas, H. N., Hamm, M., Borrero, S., Hess, R., & Thurston, R. C. (2019). Body Image, Attractiveness, and Sexual Satisfaction Among Midlife Women: A Qualitative Study. Journal of women's health (2002), 28(1), 100–106. https://doi.org/10.1089/jwh.2018.7107

[12] Davison, T. E., & McCabe, M. P. (2005). Relationships Between Men's and Women's Body Image and Their Psychological, Social, and Sexual Functioning. Sex Roles: A Journal of Research, 52(7-8), 463–475. https://doi.org/10.1007/s11199-005-3712-z

[13] Tarkowska, M., Głowacka-Mrotek, I., Nowikiewicz, T., Monastyrska-Waszak, E., Gastecka, A., Goch, A., & Zegarski, W. (2020). Sexual functioning and self-esteem in women after mastectomy – a single-centre, non-randomised, cross-sectional study. Współczesna Onkologia, 24(2), 106–111. https://doi.org/10.5114/wo.2020.95876

[14] Pazmany, E., Bergeron, S., van Oudenhove, L., Verhaeghe, J., & Enzlin, P. (2013). Body Image and Genital Self-image in Pre-menopausal Women with Dyspareunia. Archives of Sexual Behavior, 42(6), 999–1010. https://doi.org/10.1007/s10508-013-0102-4

Aumenta tu energía

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp
Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.