Juguetes sexuales: ¿son para mí?

Juguetes sexuales: ¿son para mí?

Llevan utilizándose siglos y la revolución sexual femenina en la que nos encontramos inmersos en este siglo XXI hace que cada día haya más opciones. Aunque su uso más popular se dio a finales del siglo XIX como solución a la frustración sexual de las mujeres, a día de hoy son utilizados no sólo por nosotras, sino que también los disfrutamos en pareja. Pero ¿son necesarios en nuestra rutina sexual?

Índice

Ventajas y desventajas de los juguetes sexuales

Ventajas:

-Te ayudarán a aprender más de ti a través de la masturbación, y a conocer tus puntos más sensibles y dónde te gusta más que te estimulen, en qué parte sientes más y en qué parte sientes menos.

- Pueden beneficiar a las relaciones de pareja al romper la monotonía y dar más variedad a nuestra rutina sexual. Deben ser un complemento, pero nunca un sustituto, si deseas que tu pareja no se sienta excluida.

- Por tanto, como hemos visto, los puedes disfrutar tanto sola como en pareja.

Desventajas:

- ¿Pueden generar dependencia? El alcanzar el orgasmo de manera tan sencilla y rápida cuando utilizamos juguetes sexuales nosotras solas puede hacer que queramos lo mismo durante las relaciones sexuales con nuestra pareja. Nos presionamos en exceso por alcanzar el orgasmo, acostumbradas a esa rapidez que nos proporcionan los juguetes, olvidando que con nuestra pareja podemos disfrutar de preliminares y muchas más cosas que nos envuelven y que generan deseo sexual. Las relaciones sexuales en pareja no sólo te aportan estimulación física, sino también bienestar mental, confianza y fortalecimiento de la relación.

- Nunca será igual que tener relaciones sexuales con tu pareja, ni podrá ser sustitutivo. El sexo con nuestra pareja va mucho más allá de la penetración y el puro placer: engloba muchos más detalles que mejoran la relación sexual en sí, detalles que un juguete sexual no nos puede aportar (son las charlas, las caricias, los besos, las miradas, los abrazos, los susurros…).

- ¿Pueden darnos la sensación que nos disminuye la libido? La propia presión que ejercemos sobre nosotras mismas puede hacer que disminuya nuestra libido. Acostumbradas a la intensidad o rapidez de los juguetes, quizás no somos objetivas y nos bloqueamos, sin poder disfrutar de todo el placer que nos dan las relaciones y disminuyendo el deseo sexual que sentimos con nuestra pareja.

Además de estas ventajas y desventajas, a lo largo de los años han ido surgiendo mitos en torno a los juguetes sexuales que se han ido desmintiendo. Sin embargo, una de las cosas que más preocupa a las mujeres actualmente es perder la sensibilidad del clítoris al usar succionadores. A pesar de que al principio había dudas alrededor de este tema, a día de hoy está relativamente desmentido que esto ocurra: los succionadores han sido probados para obtener la mayor calidad y fiabilidad en su fabricación, de modo que no dañan el cuerpo de la mujer y, por tanto, no insensibilizan las miles de terminaciones nerviosas que hay en nuestro clítoris.

Pero, como con todos los juguetes sexuales, debemos informarnos primero de la calidad de los juguetes que compramos y hacerlo a través de páginas o tiendas fiables, que hayan pasado todas las medidas sanitarias y garanticen un uso beneficioso para evitar acabar dañadas.

¿Cómo elegir juguetes sexuales?

Una vez que te decidas a probar un juguete sexual, se te abre un camino lleno de posibilidades. En los sex shops podrán informarte sobre cada una de las opciones; en Internet hay muchas tiendas eróticas donde también podrás encontrar información sobre cada tipo de juguete y que además hacen envíos discretos; y, cómo no, existen las clásicas reuniones de tuppersex, donde entre amigas podréis descubrir las novedades y todo lo relativo al mundo de los juguetes eróticos con ayuda de un asesor que os guiará dentro de este tema.

Para empezar, debes pararte a pensar en qué es lo que buscas: cada juguete sexual podrá ofrecerte unas sensaciones distintas, dependiendo de qué zona es la que estimula y cómo lo hace. Es decir, encontramos juguetes que aportan una estimulación interna (vaginal), otros que se centran en la estimulación externa (clítoris), y aquellos que estimulan ambas zonas.

Los principales juguetes eróticos que encontramos actualmente son:

- Dildos: antiguamente mal llamados “consoladores” por los tintes machistas de la época. Son los más sencillos y los más clásicos, pues imitan a la forma del pene y no incluyen ninguna funcionalidad extra. Eso sí, los podemos encontrar de distintos tamaños y grosores para poder elegir el que mejor se adapte a nosotras.

- Vibradores: como su nombre indica, su principal función es la de estimular a través de vibraciones. La mayoría tienen forma de pene, con un pequeño brazo (conocidos como “vibradores conejito”), y estimulan tanto la vagina como el clítoris de manera simultánea. Además, existen vibradores para disfrutar de las relaciones sexuales en pareja: hay modelos que tienen una plaquita muy fina que entra en tu vagina y deja espacio también para tu pareja, que sentirá de manera directa la vibración. Por otro lado, también hay anillos vibradores que se colocan en el pene y que también os estimularán tanto a tu pareja como a ti.

- Succionadores: sin duda, el gran descubrimiento en lo que llevamos del siglo XXI. Han supuesto una revolución en la sexualidad femenina, animando a las mujeres a hablar de ello, a compartir experiencias y a librarse de ese tabú que todavía podían reprimirlas para hablar de sexo. Y es que los succionadores de clítoris proporcionan a la mayoría de las mujeres un placer en su zona erógena muy intenso en muy poco tiempo.

Cuando sepas qué juguete quieres, revisa los materiales para evitar comprar uno que te pueda dar alergia. A pesar de esto, los de estimulación interna suelen estar fabricados con silicona médica, que evita cualquier tipo de alergia o reacción.

No olvides usar antes un lubricante en base acuosa, ya que no se secará rápidamente al entrar en contacto con el material del juguete, y hará la experiencia más cómoda y satisfactoria.

Los juguetes sexuales son una opción maravillosa para disfrutar tanto sola como en pareja. Sin embargo, no son algo obligatorio. Puedes probar los que quieras, decidir cuál te gusta y cuál no, e incluirlo en las relaciones sexuales con tu pareja aquellos días que te apetezca romper la monotonía y hacer el sexo más divertido, pero no dependas de ellos. Elige cuándo quieres utilizarlos y cuándo no, y ten en cuenta a tu pareja, habladlo entre vosotros. Recuerda disfrutar de la comunicación, de la intimidad en pareja y de todos los detalles que envuelven a las relaciones sexuales.

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp