¿Cómo afecta el posparto a la relación de la pareja?

¿Cómo afecta el posparto a la relación de la pareja?

El posparto, al igual que el embarazo o cualquier otra etapa de la maternidad, conlleva un gran impacto en la sexualidad e intimidad de la pareja, y especialmente supone muchos cambios para la mujer. A pesar de que los problemas de salud sexual después del postparto son comunes y nos pasan a todas en mayor o menor medida, aún a día de hoy siguen sin ser tratados con la importancia que requieren y viven rodeados de tabú. Hoy vamos a ver qué problemas pueden afectar a la relación de pareja después de un posparto, y qué podemos hacer al respecto para intentar mejorarla.

Índice

Cambios y nuevos desafíos en el terreno sexual

Muchos son los cambios que atravesamos las mujeres al volvernos madres, cambios tanto físicos como psicológicos y sociales. Diversos estudios han mostrado que en los primeros seis meses después del parto la mayoría de las mujeres suelen experimentar problemas en las relaciones sexuales como dolor durante la penetración o dispareunia, sequedad vaginal y pérdida de la libido [1]. Además, las mujeres con algún tipo de lesión perineal tras el parto pueden tardar hasta un año en volver a tener relaciones sexuales con normalidad [2]. Otros problemas que también han sido documentados son dificultades para llegar al orgasmo, problemas de suelo pélvico, alteraciones en la sensibilidad y sangrado vaginal [3]. En una revisión para la revista European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology [4] observaron que, aunque el dolor perineal y la dispareunia eran unas de las molestias más comunes, otros problemas como el vaginismo (espasmos involuntarios recurrentes en la parte inferior de la vagina que interfieren con la penetración), la pérdida de deseo sexual, problemas con la excitación (falta de dilatación genital o de lubricación) y los síntomas de depresión mostraban también un gran impacto en la calidad de vida de la mujer durante el posparto.

En un estudio posterior realizado en 2012 por las investigadoras Woolhouse, McDonald y Brown [2], las mujeres entrevistadas identificaron que factores menos fisiológicos tales como el cansancio extremo, la fatiga, cambios drásticos en el estilo de vida y la desigualdad en los roles de género (dejar de trabajar, un aumento desequilibrado de responsabilidades domésticas, y mucho más) afectan a la intimidad de la pareja, así como también los problemas de imagen corporal. Además, procesos como la lactancia y los cambios hormonales tienen también una gran incidencia en la libido de la mujer [7], lo que interfiere en su sexualidad y favorece la aparición de sentimientos de culpa y fracaso.

Así pues, tal y como dice la investigadora Lídia Pardell Domínguez y cols. en su estudio de 2021 [3]: “La salud sexual no puede ser estudiada de manera aislada como un concepto físico, debe ser explorada como un fenómeno multidimensional centrado en la mujer en su totalidad”. Y no le falta razón.

Consejos para retomar la intimidad de la pareja

Entonces, ¿qué podemos hacer para recuperar la intimidad con nuestra pareja a la vez que nos adaptamos a todos estos cambios? Una de las cosas más importantes siempre será la comunicación. Y es que, aunque el sexo es una forma muy efectiva de mantenerse conectado con la pareja y de aumentar la intimidad, hay también muchas otras formas con las que poder lograr pasar tiempo de calidad juntos, lejos de los hijos, buscando nuevas actividades de ocio, como también invirtiendo tiempo en lograr un trabajo en equipo eficaz con todas las nuevas responsabilidades como padres. Estudios muestran que el aumento de la comunicación en la pareja sobre las expectativas y las preocupaciones que se tienen, tanto antes, como durante y después del embarazo, llega a ser muy beneficioso [2].

No tengas miedo de hablarlo con tu pareja, llega a acuerdos sobre las prioridades de cada uno, cuéntale cómo te sientes y lo que necesitas dentro de tu recuperación. Muchas mujeres no sienten deseo de retomar la actividad sexual después del parto, por miedo a lo desconocido o a experimentar dolor [3]. Por lo tanto, es importante que te escuches a ti misma y te permitas el tiempo que necesites para recuperarte. Recuerda: No hay nada de malo en no sentirse lista para el sexo. Volverás a disfrutar de tu sexualidad, a tu tiempo y de otra manera, pero nunca olvides que la protagonista eres tú [6].

¿Cuándo pedir ayuda profesional?

Suele ser habitual entrar en un estado depresivo de melancolía y tristeza, especialmente en los primeros días tras el posparto (puerperio o cuarentena), conocida como depresión posparto o, coloquialmente, como depresión “baby blues”, en inglés. Este cuadro de síntomas, caracterizado por sentimientos como la irritabilidad, la fatiga, episodios de llanto y labilidad emocional, puede manifestarse a lo largo de las dos semanas posteriores al parto y es considerado una depresión leve relacionada con la caída de estrógenos y progesterona que ocurre durante el parto [5].

Las preocupaciones y los conflictos personales que conllevan todos estos problemas de salud sexual surgen a lo largo del primer año después del parto, y deberían ir desapareciendo progresivamente poco después. Si notas que tu malestar no mejora y se alarga más allá de ese tiempo, es importante que no dudes en consultar a profesionales acreditados que te puedan ayudar, como profesionales de psicología, terapeutas de suelo pélvico o a tu médico de confianza. La ayuda está a tu alcance y desde aquí queremos recordarte que no estás sola.

Fuente:

[1] Woolhouse, H., McDonald, E., & Brown, S. J. (2014). Changes to sexual and intimate relationships in the postnatal period: women’s experiences with health professionals. Australian Journal of Primary Health, 20(3), 298–304. https://doi.org/10.1071/py13001

[2] Woolhouse, H., McDonald, E., & Brown, S. (2012). Women’s experiences of sex and intimacy after childbirth: making the adjustment to motherhood. Journal of Psychosomatic Obstetrics & Gynecology, 33(4), 185–190. https://doi.org/10.3109/0167482x.2012.720314

[3] Pardell-Dominguez, L., Palmieri, P. A., Dominguez-Cancino, K. A., Camacho-Rodriguez, D. E., Edwards, J. E., Watson, J., & Leyva-Moral, J. M. (2021). The meaning of postpartum sexual health for women living in Spain: a phenomenological inquiry. BMC Pregnancy and Childbirth, 21(1). https://doi.org/10.1186/s12884-021-03578-y

[4] Abdool, Z., Thakar, R., & Sultan, A. H. (2009). Postpartum female sexual function. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, 145(2), 133–137. https://doi.org/10.1016/j.ejogrb.2009.04.014

[5] Fernández Vera, J. K., Iturriza Natale, A. T., Toro Merlo, J., & Valbuena, R. (2014). Depresión posparto valorada mediante la escala de Edimburgo. Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela, 74(4), 229–243. Recuperado de: http://ve.scielo.org/scielo.php?pid=S0048-77322014000400003&script=sci_arttext

[6] El sexo depués de la maternidad. FemmeUp. Recuperado de: https://femmeup.es/blog/el-sexo-despues-de-la-maternidad

Los presentes artículos son de divulgación. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica o psicológica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu seres queridos es recomendable acudir a una consulta profesional para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Mejora la libido, el deseo y la satisfacción en las relaciones

Femme Up te ofrece una solución integral (suplemento + formación online) a la falta de deseo o a la insatisfacción en las relaciones.

Compra tu FemmeUp